Activision y MacPlay se han unido una vez más para llevar a la plataforma Macintosh esta aventura gráfica tridimensional en primera persona. Este juego es en su origen la tercera parte de una trilogía formada por Return to Zork y Zork Nemesis (títulos que nunca llegaron a la plataforma).

Zork Grand Inquisitor es un juego que fue lanzado al mercado para PC a finales de los 90 y que en su momento aportó como principal novedad las visiones panorámicas con giros de 360 grados.

El juego está ambientado en un mundo mitad macabro y mitad cómico dominado por el Gran Inquisidor Yannick, mago frustrado que ahora en su poder dictatorial ha prohibido la magia.

El jugador, como es de imaginar, tendrá que viajar a través de múltiples escenarios y lugares, entre ellos el infierno y el Gran Imperio Subterráneo donde se ocultan los últimos magos, hasta devolver la libertad y la magia a todo el imperio.

Gráficos tridimensionales. A nivel gráfico, el concepto de Zork recuerda mucho a títulos como Myst III pero con algunas limitaciones en el título de MacPlay. Al igual que en Myst, los personajes de Zork son actores que dialogan e interactúan sobre escenarios 3-D. Los gráficos aunque son correctos no están a la altura de los últimos títulos que han pasado por la plataforma. Además de unas limitadísimas opciones de configuración gráfica y sonora, el juego ofrece algunos detalles que denotan que algo no ha salido bien en el desarrollo. Desde renderizados con poca nitidez hasta carga de ficheros en mitad de una escena que hacen que la acción se detenga. El programa únicamente instala en el disco duro 28 MB sin posibilidad de hacer una instalación mayor que libere al programa de contínuas lecturas de CD.

El lado positivo se lo lleva el audio. El aspecto sonoro del juego es fantástico, de gran calidad y con unos efectos y banda sonora que acompañan a la perfección la historia.

Puzzles y juegos. La base del juego, además de ir evolucionando a lo largo de la historia que tiene como objetivo la liberación del reino de Zork, serán los puzzles y rompecabezas que el usuario se encontrará a lo largo de toda la aventura.

Como en toda aventura gráfica que se precie, el jugador tendrá que ir recogiendo objetos, combinándolos correctamente y utilizándolos en las situaciones adecuadas. Para ello el jugador cuenta con un inventario donde almacena dichos objetos así como un libro de magia al que recurrirá cuando sea necesario.

Es importante remarcar que en algunas ocasiones los rompecabezas son realmente complicados, pudiendo llegar incluso a la desesperación.

Requerimientos. Zork Grand Inquisitor requiere un procesador PowerPC G3 a 233 MHz, sistema operativo Mac OS 8.6 o posterior, incluido Mac OS X, y 128 MB de memoria RAM.

Conclusión

Zork habría sido un título mucho más sugerente si se hubiera traducido al castellano. Un juego de estas características totalmente en inglés hace que en algunos momentos llegue a cansar por la cantidad de diálogos y mensajes que incluye. El lado positivo es que al menos, hay subtítulos en inglés, pero ojo, hay que darse prisa en leer, porque no hay posibilidad de repetir los diálogos. Los enigmas, aunque hay algunos predecibles y más o menos sencillos, otros harán que sude hasta el más ingenioso.

En definitiva, Zork es un juego que seguramente pasará desapercibido para casi todo el mundo salvo para aquellos usuarios que busquen una buena historia con densos diálogos en inglés.

Calificación: ***/6,5

Título: Zork Grand Inquisitor.

Lo mejor: Escenarios muy abiertos, con posibilidad de explorar.

Lo peor: No está traducido. Renderizados.

Fabricante: MacPlay.

Distribuidor: Hipermac. Tel: 902 120 407. Web: www.hipermac.com.

Precio: 50,50 EUR + IVA.