Apple ha hecho varios intentos de entrar en el mercado de los videojuegos a lo largo de los años: ¿alguien se acuerda de cuando Apple tenía evangelistas de juegos? ¿Pippin? ¿Los Game Sprockets? Y todas y cada una de las veces, al igual que las batallas de jefes en los juegos clásicos de Nintendo, esos esfuerzos han sido en gran medida inútiles.

Los juegos han parecido a menudo una idea de último momento para Apple, un servicio de boquilla mientras la empresa se centraba en otras áreas que claramente le apasionaban, como la música.

Con iOS, parecía que Apple había encontrado por fin el oro, proporcionando una plataforma para cientos de juegos que obsesionan a millones de personas. Pero aunque la plataforma móvil de la compañía ha demostrado ser rentable para los juegos, no se puede culpar directamente a Apple de ese éxito.

Al fin y al cabo, estamos hablando de una empresa que inicialmente rechazó la idea de permitir a terceros crear aplicaciones nativas para su smartphone.

La última incursión de la compañía en el ámbito de los juegos ha sido Apple Arcade, y aunque empezó de forma prometedora, el interés se ha ido apagando hasta hace un par de semanas, cuando Apple hizo un cambio que podría suponer una inyección de energía para los esfuerzos de la compañía, o bien podría ser otro ejemplo de que un reloj parado tiene razón dos veces al día.

Mucho arcade

En su lanzamiento, la promesa de Apple Arcade era sencilla: títulos bien elaborados que no se podían conseguir en ninguna otra plataforma móvil ni en ningún otro servicio de suscripción, por 5 dólares cada mes.

Pero con el paso de los meses y la aparición de nuevos juegos a cuentagotas, el entusiasmo por Apple Arcade se estancó. Aparecieron informes en los que se afirmaba que Apple se estaba replanteando lo que había hecho con el servicio.

De ahí el anuncio del 2 de abril, que trajo un montón de nuevos títulos al servicio, muchos de ellos juegos conocidos del pasado y del presente de iOS. Este cambio convierte a Arcade en una oferta mucho más atractiva, más cercana a los competidores de los servicios de suscripción de Microsoft y Google.

Uno de los problemas de reforzar un servicio con juegos originales (como ha descubierto Apple con Apple TV+, entre otros proyectos) es que, al principio, no hay un barómetro para saber si esos originales son buenos.

Es cierto que muchos de los títulos que se producen tienen nombres sólidos, pero incluso un creador con talento produce a veces un producto deficiente. El impulso tarda en llegar, e incluso entonces, los éxitos pueden ser escasos.

Por eso la nueva propuesta de valor de Apple es mucho más atractiva: Ofrece juegos que muestran lo mejor de lo que ofrece iOS y cuentan con un historial probado. Es como ofrecer un catálogo de cosas que los clientes ya saben que quieren.

Como resultado, la empresa no necesita dedicar mucho tiempo a vender a los usuarios juegos como Threes y Monument Valley; ese trabajo ya está hecho. Y los usuarios tienen ahora una comparación más, si se me permite la expresión, entre manzanas: claro, podrían pagar 6 dólares por Threes y 4 por Monument Valley... pero Apple Arcade sólo cuesta 5 dólares al mes por esos y un montón de otros juegos. Es una idea que resulta mucho más fácil de entender para los clientes.

La verdadera pregunta es la que queda en segundo plano: ¿Se trata de una estrategia de éxito o de una estrategia más sostenible? Una afluencia de 30 nuevos títulos y dos nuevas categorías de juegos sugiere un verdadero cambio de rumbo, pero ¿seguirá Apple añadiendo más títulos a sus colecciones Timeless Classics y App Store Greats, y si es así, a qué ritmo?

Y, sobre todo, ¿significa este cambio que los responsables de la estrategia de juegos de Apple entienden por fin los juegos? Todavía no estoy del todo convencido. Puede que esto no sea más que otro ejemplo de cómo Apple intenta pasar página en el mercado y tiene suerte.

Los juegos: Está en todas partes

Un ejemplo: Se ha hablado de que Apple ha renovado el Apple TV para que sirva como una consola de juegos más atractiva, posiblemente incluyendo un chip más potente y un mejor rendimiento gráfico.

Pero ese tipo de actualizaciones parecen no tener en cuenta la cuestión: no es la potencia lo que frena las ambiciones de juego de Apple. Pensar así es malinterpretar el segmento del mercado de los juegos en el que juega Apple.

El Apple TV, fundamentalmente, nunca competirá con una Xbox o una PlayStation -o incluso con una Nintendo Switch, aunque esa es una comparación más cercana en términos de potencia de hardware-, principalmente porque esos dispositivos están hechos para jugar. Poner un mando en el Apple TV no resuelve el problema.

La cuestión es que eso está bien. Jugar a juegos de móvil en un descodificador puede resultar atractivo para algunos, pero para la mayoría de los jugadores -y apuesto a que las métricas de Apple probablemente respaldan esta afirmación- los juegos que se juegan en los dispositivos móviles de Apple se quedan prácticamente en los dispositivos móviles de Apple.

Y Apple debería aceptar que eso está bien. Los juegos ya no son algo que sólo ocurra en el salón de casa, al igual que escuchar música experimentó una revolución de audio personal con el Walkman y el iPod, y la transmisión de vídeo se ha convertido en algo que la gente hace en los aviones. El mercado al que se dirigen quienes juegan en sus smartphones y tabletas es mucho, mucho mayor que el de quienes sólo juegan en consolas o PC.

Lo que hace la última decisión de Apple sobre Arcade es volver a centrarse en la parte más importante de la ecuación del juego: los juegos. Si sigue así, podría ver finalmente que ha estado demasiado ocupada mirando lo que podría tener en lugar de centrarse en lo que ya tiene.

El artículo original está publicado en inglés en nuestra web hermana Macworld USA.