La pandemia del coronavirus ha parado al mundo. Las calles están vacías, las compañías han mandado a sus empleados a casa y han disminuido los gases de efecto invernadero. Y ahora que la vida avanza a un ritmo muy pausado, Apple tiene la oportunidad perfecta para hacer lo mismo.

Durante muchos años, los usuarios se han quejado de que las nuevas versiones de iOS y macOS no han conseguido ser estables hasta varias actualizaciones después. La compañía se ha centrado más en ofrecer una larga lista de prestaciones que en la estabilidad. Entiendo, obviamente, por qué estas largas listas son tan atractivas: las nuevas funciones iOS se utilizan para vender los nuevos modelos de iPhone. Más nuevas funciones llevan a más cobertura mediática y más actualizaciones.

Pero aun así, hasta cierto punto Apple tendría que desacelerar y esforzarse realmente en incrementar la estabilidad y reducir el número de bugs. Eliminar estos pequeños fallos que persisten pese a años de desarrollo. Hacer que Mail no sea tan desastroso, y que AirDrop y Continuidad “simplemente funcione” como dice la compañía. ¿Y qué mejor momento que desacelerar que ahora?

Apple ha anunciado que la WWDC de este año será en formato online, y no hay que descartar que esto cambie incluso debido a las estrictas normas de California de trabajar desde casa y evitar las aglomeraciones.

Basándonos en una versión filtrada de iOS 14, sabemos que Apple tiene planeado añadir muchas prestaciones nuevas, pero nada dice que tengan que llegar ya. Apple podría poner a la mayoría de sus desarrolladores de iOS a trabajar en resolver problemas de código y bugs, y así hacer que el iOS 14 sea la actualización más estable de los últimos diez años.

Por supuesto, habrá quien se queje de la falta de noticias llamativas, pero lo cierto es que aquellos a los que les gusta quejarse siempre encontrarán algo para criticar. Y los centenares de millones de usuarios que quieren que su móvil funcione bien te agradecerán mucho esta actualización.

El año pasado, macOS Catalina introdujo varios cambios al sistema operativo de Mac y la lista de problemas era tan larga que tuvimos que actualizar nuestro artículo sobre cómo solucionarlos varias veces. Puede que algunas de las actualizaciones fueran necesarias para que macOS evolucionara hacia el futuro, pero los usuarios de Mac podrían haber pasado con algo menos de drama.

Incluso hoy, la actualización de Mac OS X versión 10.6 sigue siendo casi un mito entre los usuarios de Mac por su estabilidad y fluidez. Apple tiene que aprovechar la oportunidad para hacer el macOS 10.16 -y el iOS 14- como mínimo igual de bien.

Artículo original publicado en MacWorld Suecia.