La semana pasada, el iPhone cumplía 15 años y los fans de Apple de todo el mundo estuvieron recordando sus primeros recuerdos. Junio de 2007 parece una eternidad. El mundo es ahora un lugar diferente, y una pequeña parte de ello se debe al propio iPhone, un producto que realmente ha cambiado las reglas del juego.

Apple también ha cambiado. Lo que antes se consideraba la empresa de los Macs es, en realidad, la empresa del iPhone desde hace mucho tiempo, o como mínimo indudablemente en términos de ingresos y base de usuarios.

Ya sea vendiendo millones y millones de teléfonos, sacando tajada de las ventas de aplicaciones o (como parte de una inteligente reinvención) vendiendo servicios de suscripción a los propietarios ricos de iPhone, Apple estaría perdida sin su producto milagroso.

La empresa ha intentado repetir el milagro, por supuesto, como haría cualquiera que de repente se diera cuenta de que puede convertir el agua en vino.

Durante un tiempo, algunos esperaron que el iPad superara a su predecesor. De hecho, se vendió mucho más rápido que el iPhone al principio, tardando poco menos de un mes en vender un millón de unidades cuando el iPhone había necesitado 74 días.

Pero la comparación era engañosa y las ventas nunca alcanzaron las mismas cotas vertiginosas, simplemente porque las tablets no han encontrado la forma de integrarse en nuestras vidas y bolsillos como lo hacen los smartphones.

El Apple Watch, cuando se lanzó unos años más tarde, no consiguió estar en el mismo nivel de ventas o visibilidad, mientras que el HomePod apenas juega en la misma liga.

Los AirPods lo han hecho bien, pero nadie va a actualizar sus auriculares inalámbricos cada año, ni a pagar mil dólares cada vez. Los clientes ni siquiera aceptaron pagar la mitad de eso por unos auriculares de alta calidad. Y lo que es más importante, uno no construye su vida en torno a sus auriculares.

Aniversario iPhone

Suena melodramático, pero el iPhone llega a ser realmente el centro de la existencia diaria de una persona. Te despierta por la mañana, te guía en tu horario de trabajo, te mantiene en contacto con tus seres queridos y te divierte o atormenta a través de las redes sociales.

El iPhone es tan compulsivo, tan omnipresente, que incluso Apple empezó a añadir funciones para ayudarte a dejarlo. Cuando la casa de apuestas ya no acepta tu dinero, sabes que tienes un problema.

Una vez comprendida esa centralidad del smartphone, ya no sorprende que ningún otro producto de Apple haya podido igualar al iPhone. La felicidad o la utilidad que puede conferir un producto es igual a su calidad multiplicada por el trozo de la vida de una persona que ocupará.

Puedes lanzar el mejor reloj inteligente de la historia del planeta, pero sigue siendo un reloj inteligente. ¿Cuánto puede mejorar tu vida?

El otro factor es la propia sorpresa. Apple nunca más podrá lanzar un producto tan sorprendente como el iPhone porque sus fans esperan algo igual bueno en cada evento. Y las filtraciones también son un problema en ese sentido.

Cuando lleguen las gafas de realidad aumentada, lo más probable es que la mitad del público conozca ya los detalles gracias a las filtraciones, mientras que la otra habrá conjurado expectativas imposibles y se quejará amargamente cuando no se cumplan.

Así que es difícil que Apple lance otro dispositivo en un futuro próximo que iguale el impacto del iPhone. Al dominar nuestras vidas y elevar las expectativas para cada lanzamiento posterior, el iPhone creó un mundo en el que su éxito no podía repetirse. Es difícil ver eso como un fracaso.

Y no es que el iPhone haya desaparecido. De hecho, cuatro nuevos modelos llegarán en pocos meses. Dígale eso a la gente de 2007 y vea quién envidia a quién.

Artículo original publicado en Macworld.com.