Tras largas campañas, negociaciones y demoras, la Unión Europea finalmente ha aprobado una ley mediante la cual podría obligar a Apple a adoptar el puerto de conector estándar USB-C en sus dispositivos iPhone de cara al otoño del año 2024, en detrimento del actual Lightning

Las negociaciones han llegado a un acuerdo provisional sobre las enmiendas de la Directiva de Equipos de Radio que harán que el USB-C sea el puerto de carga común para todos los teléfonos móviles de la UE, junto con portátiles, tablets, cámaras digitales, consolas y otros dispositivos electrónicos. 

Apple aún no ha emitido un comunicado oficial con respecto a la noticia, pero el momento del fallo puede jugar a su favor. Ming-Chi Kuo afirmó el mes pasado que la compañía ya estaba planeando cambiar de Lightning a USB-C, y lo haría en 2023. 

En otras palabras, el iPhone 14 podría ser el último iPhone Lightning. Saldremos de dudas el próximo mes de septiembre, fecha en la que previsiblemente Apple llevará a cabo la presentación de sus nuevos iPhone, aunque pocos analistas esperan este cambio en los próximos iPhones.

Conectores de móviles

Por supuesto, Apple tiene otras opciones alternativas, como el derecho a poder apelar para ganar tiempo. Pocas empresas de tecnología tienen acceso a recursos legales, políticos y financieros tan amplios. Sin embargo, la UE parece haber tomado una decisión definitiva.

Dado que el fallo se aplica solo a la UE, Apple podría crear dos versiones de sus iPhones a partir de 2024, con modelos USB-C vendidos en Europa y Lightning en el resto del mundo, pero esto parece poco probable dada la carga logística que impondría a la cadena de suministro. 

Un enfoque alternativo sería saltarse la etapa de USB-C e ir directamente a un dispositivo sin conector de carga de manera que todo se realizase mediante la carga inalámbrica. Durante mucho tiempo se ha especulado con esta opción y sus ventajas para garantizar una máxima impermeabilización. 

Sin embargo, la carga inalámbrica que defiende Apple con su tecnología patentada de MagSafe es mucho más lenta y menos eficiente que la carga realizada por cable, con el aliciente de que a muchos usuarios les encanta tener la opción de conectar auriculares de cable. 

Cabe recordar que la compañía tiene mucho recorrido ya andado. Su familia de dispositivos MacBooks y iPads ya cuentan con este tipo de conector, con lo que tan solo tendría que emular una tecnología que ya está presente en otros productos. 

El paso dado ahora por el Parlamento Europeo se inició allá por el año 2014 cuando se abogaba por un estándar de cargador común que todos los teléfonos móviles estuvieran obligados a utilizar. 

Le siguió una resolución de enero de 2020 que pedía a la Comisión Europea que adoptara dicho estándar con carácter de urgencia para evitar una mayor fragmentación del mercado. La legislación aprobada ahora fue propuesta en el mes de septiembre del pasado año.