Cualquiera que siga de cerca el cúmulo de rumores que surgen sobre los posibles nuevos iPhone, habrá oído noticias de todo tipo sobre la muesca o el ‘notch’ de la pantalla y su posible reducción o eliminación total en generaciones venideras.

Las filtraciones han sido tales que algunos han llegado a aceptar que la próxima versión del iPhone mantendrá de uno u otro modo la muesca, pero es probable que su tamaño se vea reducido considerablemente, pensando en una posterior desaparición. 

Diríamos que el odio obsesivo que le tienen algunos no está justificado por su impacto real en la experiencia del usuario. Y no me entristecerá ver otro tipo de muesca en el iPhone 13 este próximo mes de septiembre. Aquí tienes nuestros motivos. 

Elemento icónico

No estamos usando la palabra 'icónico', la cual se usa en exceso y pensamos que es demasiado fuerte para esta ocasión. Sin embargo, la muesca tiene la calidad de reconocimiento menos ostentosa, lo que brinda al iPhone un formato que te recuerda lo que sostienes. 

Por supuesto, es algo agradable para Apple, que tiene una marca que reforzar, pero creo que también es bueno para los propietarios. No tiene sentido ser tímido al respecto: el iPhone es diferente, y cuando compras uno, pagas por la experiencia y el estilo de vida. 

En lugar de estar viendo una pantalla y un conjunto de especificaciones concretas, los usuarios de iPhone perciben el producto como elemento diferenciador, lo que traspasa la frontera y pasa a convertirse en un sello de identidad del producto actual. 

Esta seña de identidad solía ser proporcionada por el botón de inicio, una pequeña seña visual en generaciones previas que era tan reconocible que los jugadores del Pictionary podían dibujar un rectángulo curvo con un círculo en la parte inferior y sus compañeros saber que se trataba de un  iPhone.

Pues bien, la muesca que en su día se creó por necesidad, ya que Apple necesitaba un lugar para colocar el sensor Face ID, con el paso del tiempo, hemos visto que se ha convertido en una firma visual similar justo cuando el botón de inicio o ‘home’ de los iPhone pasó a mejor vida. 

iPhone notch

Un vistazo rápido al ranking de los mejores smartphones del año publicado por PCWorld nos permite comprobar un desfile de pantallas en teléfonos Android sin que por este motivo puedas diferenciar si se trata de una u otra marca. 

Esto nos da una idea de hasta dónde ha llegado Apple en este sentido frente al resto de fabricantes de teléfonos inteligentes, brindando ese sentido de identidad. Y sin identidad, los teléfonos se convierten en una mercancía más. 

No es tan intrusivo

Hemos estado usando iPhones con muescas desde el iPhone XS, por lo que hemos tenido tiempo más que suficiente para cansarnos por completo de ese pequeño trozo revelador que se quitó al final de mi pantalla. 

No obstante, podemos reconocer honestamente que nunca nos ha molestado particularmente. No fue así al principio y ahora tampoco supone un grave problema. 

Quizás esto esté relacionado con el enfoque de Apple y su grupo de desarrolladores. Las pautas de interfaz humana de la compañía, que suenan, por cierto, como un manual de citas escrito por Mark Zuckerberg, establecen reglas estrictas sobre la forma en que las apps deben trabajar la muesca. 

De hecho, establecen un poderoso sentido de coherencia hasta el punto que ayudan al ojo humano a filtrarlo como parte de la información que es mostrada en pantalla, impidiendo la aparición de textos cortados o información que no sea visible. 

Para tener una idea de cuán discreta es realmente la muesca, debemos compararla con el indicador de inicio de la parte inferior de la pantalla. En lugar de mezclarse con el fondo, cambia de color entre aplicaciones, ocasionalmente desaparece y reaparece, y generalmente se propone recordarte que está ahí. 

Si Apple quiere eliminar las distracciones de la pantalla, podría comenzar por deshacerse del indicador de inicio siempre presente, o al menos, hacer que su apariencia sea opcional y no permanezca como fija.

¿Cuál es la alternativa al ‘notch’?

Seamos claros: las dos opciones que estamos debatiendo no son 1) el iPhone 13 con una muesca y 2) el iPhone 13 sin una muesca, sino idénticas en todos los aspectos. Cualquier elección que haga Apple sobre la muesca tendrá consecuencias en el resto del diseño.

Obviamente, si quita la muesca, Apple debe encontrar otro lugar para colocar la cámara True Depth y otros sensores orientados hacia el frontal, y ninguna de las opciones disponibles es especialmente atractiva.

Puede colocar la cámara en un brazo emergente como el que hemos visto en el Oppo Find X , pero estas partes móviles agregan un punto adicional de vulnerabilidad por daño o mal funcionamiento y son francamente poco vistosas.

Podría llegar a colocarlo en el bisel, como el iPad Pro, pero luego propiciaría que viesemos en adelante biseles relativamente gruesos de los nuevos teléfonos. 

Puedes ponerlo en un agujero de alfiler como sucede con el Samsung Galaxy S21, pero eso no es menos intrusivo, y para teléfonos con más de una lente de cámara, como el Huawei Mate 40 Pro, termina siendo más como una pastilla.

El objetivo final, por supuesto, es eliminar por completo toda la parafernalia y ocultar la cámara selfie debajo de la pantalla, algo que ofrece el innovador ZTE Axon 20 5G . Pero eso conlleva su propio conjunto de compromisos al reducir la calidad de la foto y la de la pantalla.

Observando el tema de manera más global, cualquier cambio de diseño importante como este va a significar al menos algunas consecuencias negativas. Un teléfono inteligente es una delicada disposición de componentes y compromisos, y cambiar una cosa afecta a todo lo demás. 

Apple Think Different

Reorganizar las partes internas para acomodar una cámara debajo de la pantalla, por ejemplo, podría significar menos espacio para la batería o nuevos problemas de sobrecalentamiento. 

Probablemente significaría un aumento de precio y podría producirse a expensas de las nuevas funciones que necesitamos. 

Entonces, la pregunta no es ¿Deberíamos eliminar la muesca?, si no ¿Valdría la pena con las desventajas que tiene asociadas?  En este punto del desarrollo del iPhone, pensamos que la respuesta es no.