Una década después de la presentación del primer modelo de iPhone, Apple ha lanzado al mercado el que sin duda es hasta ahora su mejor smartphone: el iPhone X. Con él, se ha saltado varias generaciones, de modo que los cambios son sustanciales.

La mera idea de un iPhone completamente diferente cautivó enseguida a miles de amantes del mundo Apple que, en el día de su lanzamiento, se presentaron a su tienda más cercana con miedo a quedarse sin.

Pero ¿vale realmente la pena comprar este nuevo modelo? ¿Ha cumplido las expectativas en cuanto a prestaciones y diseño innovador? Sigue leyendo nuestra review para saber si el iPhone X va a revolucionar o no la industria del teléfono móvil.

Precio y disponibilidad

Actualmente, el precio del iPhone X en la página oficial de Apple se sitúa en 1.159 € por el modelo de 64 GB y en 1.329 € por el modelo de 256 GB. Si lo adquieres desde la web, la fecha de entrega puede ser incluso el día siguiente.

Ahora bien, también puedes conseguirlos por un coste algo reducido si eres socio de Fnac, donde hoy el modelo de 64 GB está disponible por 1.144 €, mientras que el modelo de 256 GB está disponible por 1.199 €.

En Amazon España, también encontrarás precios algo más económicos: por 1.002,73 € tendrás el modelo de 64 GB y por 1.228,95 € tendrás el modelo de 256 GB, o incluso más bajos si apuestas por un modelo de segunda mano.

Por otro lado, existe la posibilidad de comprar el iPhone X mediante un contrato con una compañía telefónica y, por lo tanto, sin que este sea libre. En este caso, los precios varían mucho según tus preferencias tal y como se puede ver en Phone House.

El modelo de 64 GB está disponible con Yoigo, Vodafone y Orange mediante una tarifa de datos de entre 40 y 70 € al mes más un extra de más de 30 € para pagar el dispositivo poco a poco. En la mayoría de los casos, deberás hacer también un pago inicial.

En cambio, el modelo de 256 GB solo está disponible con Vodafone y Orange mediante una tarifa de datos de entre 50 y 80 € al mes más un extra de unos 50 € para pagar el dispositivo poco a poco. En la mayoría de los casos, no habrá que hacer un pago inicial.

Sea cuál sea el método de pago que escojas, deberás desembolsar una gran cantidad de dinero. Se trata de un producto caro, así que tendrás que tener en cuenta tus propias necesidades así como las características del dispositivo para saber si vale o no la pena.

Diseño y calidad de fabricación

Estructura de vidrio

El iPhone X es, sin duda, el iPhone del futuro y esta afirmación es también válida en cuanto al diseño, ya que abre una nueva era de la línea de smartphones de Apple, aunque en algunos aspectos recuerda a modelos antiguos.

En este sentido, el iPhone X tiene la mejor calidad de fabricación de todos los iPhones fabricados hasta ahora y su suave carcasa de vidrio mejora de lejos la que encontramos en el iPhone 4.

El hecho de tener vidrio por delante y por detrás tiene muchas ventajas: es mucho más agradable de manejar, la pantalla es así más grande y el móvil puede cargarse usando una base de carga inalámbrica.

Es cierto que esta estructura de vidrio -la más resistente hasta ahora- puede preocupar a algunos, ya que la posibilidad de que se rompa existe. Lo más recomendable es, pues, proteger el smartphone con una funda y un protector de pantalla.

Pantalla

El monitor de 5,8 pulgadas del iPhone X es uno de sus mayores atractivos y es muy fácil ver la mejora si se compara con, por ejemplo, el iPhone 8. La experiencia también es muy diferente en cuanto a los colores, mucho más brillantes y definidos.

Eso significa que encontramos la pantalla de mayores dimensiones de todos los modelos iPhone en un modelo que, en cambio, no es el más grande, ya que los dispositivos de la serie Plus son más de un centímetro más altos.

Si estás acostumbrado a un modelo más pequeño, quizás tardarás un poco en pillarle el truco, sobre todo cuando tengas que alcanzar la parte superior de la pantalla. Esto es fácilmente solucionable usando la función ‘Fácil alcance’.

Desaparición del botón de ‘Inicio’ y aparición del notch

Una de las consecuencias del nuevo diseño de pantalla completa es la desaparición del botón de ‘Inicio’, presente en todos los modelos anteriores de iPhone. Esto hace que sea muy fácil reconocer el nuevo smartphone de Apple.

También será muy rápido de reconocer gracias al notch, es decir, la parte de arriba del todo del móvil en la que se encuentra la tecnología de Face ID y su correspondiente cámara. Allí también hay una cámara infrarrojos y un iluminador.

Botones laterales

En el lateral izquierdo del modelo iPhone X, encontramos el interruptor ‘Tono/silencio’ para silenciar los sonidos y las alertas, así como los botones de ‘Bajar/subir volumen’ para ajustar el volumen al escuchar música.

En cambio, en el lado derecho, está el botón lateral que, en este modelo, no solo sirve para activar y poner en reposo el teléfono, sino que este sustituye el antiguo botón de ‘Inicio’ en muchas funciones.

Cámara trasera

En cuanto a la cámara trasera, se trata de una cámara dual de 12 Mpx con gran angular y teleobjetivo. Por primera vez, estas dos cámaras están alineadas verticalmente, lo que mejora la experiencia con las apps de realidad aumentada.

Además, se hace evidente que las cámaras del iPhone X sobresalen un poco más que las cámaras del iPhone 8 Plus. Esto seguramente se debe a la presencia de una doble estabilización óptica de imagen en la cámara dual.

Colores disponibles

El iPhone X puede adquirirse en dos colores: plata y gris espacial. En cambio, no está disponible en oro, oro rosa, negro mate o negro, unos colores que sí que encontramos en modelos antiguos, como el iPhone 7.

Los colores solo son apreciables en la parte trasera del dispositivo, ya que en este nuevo modelo la pantalla ha sido ampliada hasta los extremos y se ajusta a los bordes redondeados, lo que lo hace ideal para ver vídeos a pantalla completa.

Especificaciones técnicas

Como se ha dicho anteriormente, el nuevo iPhone X representa una nueva era para Apple, de modo que se puede esperar que las nuevas prestaciones que encontramos en este modelo por primera vez, serán reproducidas en los modelos del futuro.

La tecnología Face ID y los componentes utilizados para la realidad aumentada pueden tener muchas más funciones de las que podemos imaginar hoy. Lo mismo se puede decir por la pantalla OLED HDR, presente en un iPhone por primera vez.

Hay algunas prestaciones que ya se encuentran en otros smartphones de Apple, como el chip A11 Bionic con arquitectura de 64 bits, también presentes en los modelos iPhone 8 y iPhone 8 Plus.

Antes de entrar en detalle sobre la pantalla, el control por gestos, el Face ID, el procesador, las cámaras, los animoji, la batería, la carga inalámbrica y los juegos, resumimos las especificaciones técnicas más destacadas del iPhone X:

  • Chip A11 Bionic con arquitectura de 64 bits
  • 3 GB de memoria RAM
  • Procesador de seis núcleos
  • Unidad GPU diseñada por Apple con tres núcleos
  • Capacidad de almacenamiento de 64 GB o 256 GB
  • Hasta dos horas más de autonomía de la batería que el iPhone 7

Pantalla

Una de las ventajas de tener una pantalla que cubre toda la parte delantera del smartphone es que el dispositivo es capaz de meter un monitor de 5,8 pulgadas en un modelo que es más pequeño, por ejemplo, que el iPhone 8 Plus con una pantalla de 5,5 pulgadas.

Es más, por primera vez, tenemos un modelo de iPhone con pantalla OLED, que ofrece un mayor contraste y puede verse bien desde mayores ángulos. Como punto negativo, advertimos una retención de imagen cuando la pantalla está apagada.

En cuanto a los colores, estos son más brillantes y definidos que en otros modelos, aunque los blancos quizás tienen un tono más amarillo que los del iPhone 8 Plus. El brillo puede regularse bien, sobre todo con su función ‘True Tone’.

Se nota la prestación de alta rango dinámico de la pantalla, que mejora el contraste y el color de las imágenes y, por ejemplo, las escenas oscuras en una película se ven con más claridad que en el iPhone 8 Plus.

Con todo lo descrito, no sorprende que Apple haya nombrado este monitor como la Super Retina, sobre todo porque la resolución es de 2436 x 1125 píxeles a 458 ppi -más baja que el Samsung Galaxy Note 8-, mientras que la del iPhone 8 Plus es de 1920 x 1080 a 401 ppi.

Control por gestos

Algunas de las funciones del botón de ‘Inicio’ son sustituidas con un control por gestos que la pantalla del iPhone X es capaz de detectar. Es cierto que costará familiarizarse con ellos: cuanto más tiempo utilices el smartphone, más rápido te acostumbrarás.

Puede resultarte poco intuitivo al principio, sobre todo porque el botón de ‘Inicio’ es todo lo contrario, así que aquí te resumimos los gestos principales para que empieces a pillarle el truco:

  • Para volver a la pantalla de inicio, desliza hacia arriba desde la parte de abajo del todo del iPhone X
  • Para navegar por tus apps abiertas, desliza hacia arriba desde la parte de abajo del todo del iPhone X y mantén pulsado unos segundos
  • Para abrir el ‘Centro de control’, desliza hacia abajo desde la esquina superior derecha
  • Para abrir el ‘Centro de notificaciones’, desliza hacia abajo desde la esquina superior izquierda

Tecnología Face ID

La desaparición del botón de ‘Inicio’ también ha provocado la sustitución de la tecnología Touch ID por la tecnología Face ID. Es decir: en vez de un sensor de identidad por huella, el iPhone X tiene un sistema de reconocimiento facial.

Apple asegura además que la Face ID es mucho más segura que la Touch ID. En concreto, dice que existe una posibilidad entre un millón de que otra persona pueda abrir tu teléfono con su cara, en comparación a una entre 50 mil con huella dactilar.

La tecnología Face ID crea un mapa en profundidad de tu cara, lo que significa que es capaz de reconocer una imagen en 3D de tu rostro. Esto la convierte en mucho más segura que la de Samsung y LG, que puede engañarse con una simple foto.

Ahora bien: ¿funciona realmente la Face ID? Para probarlo, debemos configurarlo primero, lo que no resulta demasiado complicado. Solo hay que encuadrar tu cara dentro del círculo, que resultará suficiente para que después tu iPhone te reconozca.

Esta tecnología no solo sirve para desbloquear tu smartphone, sino que el sistema de Apple Pay funciona igual. Para abrirlo, habrá que pulsar el botón lateral dos veces y esperar a ser reconocido antes de proceder al pago.

Durante los primeros días, puede que tu móvil tarde un poco más a reconocer tus rasgos faciales, aunque con el tiempo deberías ver una mejora: el iPhone X acabará identificándote también cuando lleves gafas o estés en un exterior con poca luz.

Por otro lado, Apple advierte que esta nueva tecnología no funciona bien cuando te cubres la cabeza con algún tipo de complemento, ya que necesita poder escanear tus ojos, tu nariz y tu boca. No presenta ningún problema con barba, sombrero o gafas.

Tampoco funciona si no pones el móvil delante de tu cara y miras directamente a la cámara, de modo que no hay riesgo que tu iPhone se abra si lo tienes en la mano o en la mesa. Además, puedes desactivarlo pulsando el botón lateral y el de volumen a la vez.

Puede que una de tus preocupaciones de usar la Face ID es si, mediante ella, los desarrolladores externos puedan identificar tu estado de ánimo y usar esta información para fines comerciales. Apple se lo ha prohibido expresamente.

Procesador

El chip A11 Bionic con arquitectura de 64 bits incluye la primera unidad de procesamiento gráfico diseñada por Apple y eso supone un gran salto respecto al chip A10 que encontramos en la generación del iPhone 7.

En concreto, el procesador del iPhone X tiene seis núcleos, y no cuatro: dos de ellos son de alto rendimiento, mientras que los cuatro restantes se refieren a la eficiencia del smartphone. Además, los seis núcleos pueden utilizarse a la vez.

En cuanto a rendimiento, lo cierto es que el iPhone X y el iPhone 8 Plus están a la par, ya que disponen del mismo procesador, y aunque son más potentes que otros smartphones parecidos como el Galaxy Note 8 o el Google Pixel 2, eso no se hace muy evidente.

Cámaras y fotografía

Como ocurre con la serie de dispositivos Plus, las dos cámaras traseras del iPhone X permiten hacer fotos en el modo vertical, en las que el fondo aparece un poco más borroso que los objetos en primer plano.

Además, también se trata de una cámara dual de 12 Mpx con gran angular y teleobjetivo, ya presente en el modelo iPhone 7 Plus o superior. Ahora bien, sí que existen ciertas mejoras, como por ejemplo la lente teleobjetivo con mucha más luz y una apertura de ƒ/2,4.

Por otro lado, el chip A11 Bionic incluye una innovadora tecnología llamada ‘Motor neuronal’ que, gracias a su modo de procesar la información de una fotografía, te permite incluso cambiar la luz de una foto después de haberla hecho.

En cuanto a la cámara frontal, lo que distingue la del iPhone X con la del iPhone 8 Plus es que la primera también ofrece la posibilidad de hacer fotos en el modo vertical, así como añadir iluminación vertical.

Lo que te permite esta función es separar la parte delantera y la parte trasera de la foto y aplicar uno de estos efectos para conseguir un acabado más profesional: luz de estudio, luz de contorno, luz de escenario y luz de escenario mono.

Otra de las diferencias entre las cámaras del iPhone X y el iPhone 8 Plus es la estabilización óptica de imagen, presente solo en la lente de gran angular en el segundo smartphone, mientras que en el iPhone X también está en la lente teleobjetivo.

A continuación, enseñamos los resultados conseguidos al utilizar la cámara del iPhone X.

1. En primer lugar, comparamos una misma fotografía realizada con el iPhone X y con el iPhone 8 Plus. Como se puede ver, la cámara del X consigue capturar colores más reales de las frutas retratadas y el foco lo obtiene sobre todo la fresa.

En cambio, los colores de la foto realizada con la cámara del 8 Plus no son tan brillantes ni definidos y el color blanco se ve un poco más azulado. Además, no conseguimos que solo la fresa quede enfocada.

2. También probamos de hacer una fotografía de las vistas desde nuestra oficina, en la que el color es perfecto. Ahora, aplicamos el zoom al máximo y obtenemos la segunda imagen, y vemos que incluso se puede apreciar el nombre de la calle.

3. Por último, comprobamos la calidad de imagen obtenida cuando realizamos una fotografía en una área con poca luz. La fotografía que obtenemos tiene la misma calidad que la que hacemos con el iPhone 8 y el iPhone 8 Plus, pero más clara y definida.

Ahora bien, lo que más valoramos de la cámara del iPhone X es su mejorada estabilización óptica de imagen para vídeo, también presente en la cámara de los iPhones 8. Todas ellas ofrecen grabación de vídeo en 4K a un máximo de 60 f/s y cámara lenta en 1080p a 240 f/s.

Animoji

Existen varias prestaciones que están solo disponibles en el iPhone X. Un buen ejemplo son los nuevos Animoji: más de una docena de emojis en forma de animal, alien o calavera que pueden reproducir tus propias expresiones faciales.

Eso es posible gracias a la cámara frontal con función TrueDepth. En concreto, esta cámara puede analizar hasta cincuenta movimientos musculares diferentes que consiguen reflejar las expresiones de tu rostro.

Para acceder a los Animoji, debes dirigirte a la aplicación de Mensajes y allí tocar sobre el icono que verás en la barra de texto. Selecciona el animalito que quieras utilizar, mira hacia la pantalla de tu móvil y verás cómo el Animoji reproduce tus expresiones.

Si quieres enviárselo a alguien, podrás grabar un pequeño clip del Animoji mientras imita tus movimientos faciales y captura tu voz. Mientras lo grabes, quizás tengas problemas de sincronización, pero se resolverán cuando lo envies finalmente.

Lo mejor de todo es que todo el mundo podrá reproducir el Animoji ya que el formato del archivo enviado es .mov, compatible con la gran mayoría de dispositivos. Podrás guardar el vídeo enviado tocando sobre él y seleccionado la opción de ‘Compartir’.

Batería

Si comparamos la batería del iPhone X y la del iPhone Plus X, vemos que la del segundo tiene mayor potencia. De hecho, según iFixIt, esta tiene una capacidad de carga de 2.691 mAH, mientras que la del iPhone X es de 2.716 mAh.

Además, Apple asegura que esta puede durar dos horas más que la del iPhone 7, mientras que la del 8 Plus es similar a la del 7 Plus. Puede resultar algo confuso, porque la del iPhone 8 Plus resulta superior a la del iPhone X.

De acuerdo a la información ofrecida por la página web de Apple, el iPhone 8 Plus ofrece un tiempo de conversación de hasta 21 horas; un uso de Internet de hasta 13 horas; una reproducción de vídeo de hasta 14 horas; y una reproducción de audio de hasta 60 horas.

En cambio, Apple asegura que el iPhone X ofrece un tiempo de conversación de hasta 21 horas; un uso de Internet de hasta 12 horas; una reproducción de vídeo de hasta 13 horas; y una reproducción de audio de hasta 60 horas.

En nuestra propia experiencia, la batería del iPhone X dura hasta el final del día, incluso recibiendo muchas notificaciones, reproduciendo música, jugando esporádicamente, enviando mensajes de texto y correos electrónicos.

Carga inalámbrica y carga rápida

El iPhone X incluye la posibilidad de carga inalámbrica, una opción también disponible en los modelos de iPhone 8 y de iPhone 8 Plus. Por ahora, Apple todavía no ha lanzado su propio base de carga, pero debería estar en el mercado este año.

Por el momento, puedes utilizar una de las bases de carga que ya se venden desde la página oficial de Apple, como por ejemplo la base de carga inalámbrica Boost Up de Belkin por 64,95 € o por 59,90 € en Amazon España.

Alternativamente, puedes optar por los cargadores de corriente tradicionales, ya sea el adaptador de 5 W que viene incluido cuando compras el iPhone X o el adaptador de carga rápida de 29 W, que podrás adquirir a parte por 59 €.

Juegos y realidad aumentada

Puede que hasta ahora te haya bastado con los juegos gratis disponibles para iPhone, pero gracias a las nuevas tecnologías que incorpora el iPhone X también podrás disfrutar de otros videojuegos, como por ejemplo los de realidad aumentada.

En este sentido, podrás sacarle provecho a tu nuevo dispositivo con videojuegos tales como The Machines (5,94 €), Warhammer 40.000: Freeblade (gratis), Zombie Gunship Revenant (gratis) y Monster Park (3,49 €).

Intentamos instalar uno de estos juegos y el primer obstáculo con el que nos encontramos es que debemos pulsar dos veces el botón lateral para adquirir la aplicación, pese a que ya había reconocido nuestra identidad mediante la tecnología Face ID.

Software

Tal y como hemos venido repitiendo a lo largo de este artículo, la pantalla del iPhone X es algo más grande que la de los anteriores modelos, lo que hace que la interfaz y la disposición de las apps también sea diferente.

En la mayoría de apps de Apple, este nuevo aspecto de las aplicaciones ya se ha rectificado y adaptado a las nuevas dimensiones, aunque en otras de desarrolladores externos todavía no y aparecen unas líneas negras alrededor de la interfaz.

En concreto, vemos que el diseño del teclado táctil del iPhone X es algo distinto al de otros modelos, ya que está posicionado algo por encima y hay un espacio de aproximadamente un centímetro entre la barra de espacio y el extremo inferior de la pantalla.

Eso hace que sea más cómodo teclear de lo que hubiera sido si el tamaño del teclado hubiera sido exactamente el mismo que en otros modelos. Acabarás familiarizándote con este nuevo aspecto con el tiempo.

Por otro lado, también apreciamos un cambio en la interfaz cuando vemos un vídeo a pantalla completa. Eso se debe a que la mayoría de películas y series de televisión están grabadas en formato 16:9, mientras que la pantalla tiene un formato de 19,5:9.

En nuestra opinión, se hace más agradable ver los vídeos desde el modo letterbox, con un marco negro alrededor del vídeo para acabar de completar el espacio vacío que deja el formato panorámico tradicional.

Deberás cambiarlo manualmente, ya que, por defecto, cuando reproduzcas un vídeo, este ocupará toda la pantalla, lo que significa que perderás algún detalle de los bordes, especialmente visible en la parte del notch.

También se da el caso de otras apps como Safari en las que, al ser una pantalla más grande, la interfaz simplemente te mostrará más página. Eso no significa, sin embargo, que la app se alargue hasta el extremo inferior de la pantalla.

De hecho, hay un espacio de unos 2 mm entre el borde del monitor y la línea horizontal que indica la zona del control por gestos. Esta línea aparecerá sobreimpresa sobre el final de la página de la app en cuestión.

En cuanto a las fotos, nos encontramos con el problema de que la anchura de la pantalla es más pequeña que los dispositivos Plus, lo que hace que las imágenes se muestren a un tamaño más reducido que en el iPhone 8 Plus.

Pese a todo, el sistema operativo iOS 11 se aprecia perfectamente gracias al brillo del monitor OLED, sobre todo al compararlo con la pantalla LCD del iPhone 8 Plus. Todo ello hace que la experiencia con el iPhone X sea única.

Veredicto final

Para decidir si el iPhone X es el smartphone que siempre habías soñado, deberás tener en cuenta varios factores. ¿Habías aspirado siempre con una pantalla grande pero no tanto como la de la serie Plus? Entonces el X está hecho definitivamente para ti.

Asimismo, si quieres un smartphone revolucionario, entonces este iPhone te interesará, ya que es el primer móvil de Apple que deja a un lado los bordes alrededor de la pantalla para ofrecer un monitor casi que ocupa casi toda la superfície.

Personalmente a nosotros nos encanta este nuevo aspecto, y creemos que pensarán lo mismo aquellos que estén cansados ya de la era que empezó con el modelo iPhone 6. Además, este nuevo diseño sin duda mejora la experiencia del usuario.

Si eres de los que no puede pasar sin hacerse un selfie al día, entonces te gustará la nueva cámara frontal del iPhone X, ya que te dará la luz y el fondo desenfocado ideal para impresionar a tus seguidores de Instagram.

Sin embargo, no nos termina de convencer la sustitución de la tecnología Touch ID con la tecnología Face ID, ni tampoco las dimensiones de la pantalla. Parece demasiado estrecha y la alargada no se aprovecha del todo.

Es cierto que estas medidas están pensadas para un teléfono que encaje perfectamente en tu mano, y no tenemos queja de la comodidad en su manejo, pero el tamaño sí que afecta negativamente a la hora de visualizar fotos y vídeos.

En efecto, el iPhone X tiene muchas virtudes, pero debemos preguntarnos si son suficientes para justificar los 214 € mínimos de diferencia entre el iPhone X y el iPhone 8 Plus, y los 350 € mínimos de diferencia entre el iPhone X y el iPhone 8.

A nuestro modo de ver, el precio algo más elevado sí que se entiende teniendo en cuenta la cámara frontal mejorada, la nueva tecnología Face ID y la increíblemente bonita pantalla OLED, pero somos conscientes que el iPhone X sigue siendo muy costoso.