Si un día, de la noche a la mañana, descubres que tu Mac no corre a la misma velocidad que antes, puede que te esté dando señales de necesitar algo de mantenimiento. Si recuerdas lo que solías hacer con tu antiguo PC con el proceso de desfragmentación, es hora de aplicar algo similar a tu Mac. 

Y es que Windows siempre ha incluido de serie, entre las funciones de su sistema operativo, herramientas de desfragmentación automática semanal (lo encontrarás como ‘Optimizar disco’ en las versiones Windows más recientes) con el fin de que la tarea se lleve a cabo en segundo plano.

Te invitamos a consultar el artículo sobre cómo desfragmentar un disco duro.

En el caso de Apple y sus equipos con macOS, nunca hemos tenido un programa que haga algo similar. Quizás te preguntes a qué es debido. Hay diversas razones por las que los Mac no ofrecen una función de desfragmentación.

  • Los Mac no suelen experimentar el tipo de fragmentación a la que son propensos los equipos PC con Windows.
  • Los Mac modernos desfragmentan los archivos automáticamente, lo han hecho desde la llegada de la versión macOS X 10.2 lanzada en el año 2002.
  • La desfragmentación puede dañar una unidad de disco o desgastarla debido al movimiento de información llevada a cabo entre diferentes sectores del disco.
  • Si tienes una unidad SSD, el proceso de desfragmentación puede llegar a dañar la unidad.

En este artículo, te explicamos por qué es probable que no necesites desfragmentar

tu Mac, las raras ocasiones en las que podría llegar a ser necesario desfragmentar un Mac, qué puede estar causando realmente los problemas a los que se enfrenta tu equipo, y cómo desfragmentar un Mac. Al fin y al cabo, todo lo que hay que hacer.

Pero antes de continuar, explicaremos el proceso de cómo se escriben los datos en una unidad con el fin de que puedas entender por qué es necesario desfragmentar los ordenadores y por qué el caso de los equipos Mac es especialmente particular.

¿Por qué algunos ordenadores PC necesitan ser desfragmentados?

Cuando un archivo se guarda en el disco duro de un PC, ocupa el espacio libre de una manera eficiente. Si has estado usando un disco durante mucho tiempo, es posible que haya muchos espacios vacíos dejados por los archivos que has eliminado.

El sistema operativo Windows, en lugar de dejar estos espacios vacíos, cuando guarda un nuevo archivo, aprovechará para colocarlo en uno de esos huecos. (Algo así como en la imagen de abajo, que por cierto es de una aplicación de Mac que ya no está disponible).

Si deseas guardar un archivo que ocupe mucho espacio (un video, por ejemplo), es posible que debas extender o fragmentarlo en una cantidad de diferentes espacios. El PC sabe dónde están las partes del archivo, pero si hay una gran cantidad de archivos fragmentados, puede llevar mucho tiempo encontrar todas las partes antes de abrirlo.

Al desfragmentar la unidad, todos los archivos presentes se mueven para rellenar los huecos que quedaron cuando fueron eliminados otros, lo que debería evitar que los archivos se fragmenten en el futuro con la consiguiente pérdida de velocidad.

Sin embargo, esto solo se aplica a los discos duros, y no tanto como solía hacerlo: NTFS (el sistema de archivos más moderno) no tiende a la fragmentación tanto como lo hacía FAT-32 (el sistema de archivos más antiguo de versiones previas de Windows).

Además, las unidades SSD modernas (también conocidos como unidades flash) no necesitan ser desfragmentados. De hecho, hacerlo puede dañar la memoria, como explicaremos en su momento, un poco más adelante.

¿Por qué los Mac no necesitan ser desfragmentados?

Como vamos a ver, es muy probable que no necesites desfragmentar tu Mac. Si alguna de las siguientes situaciones se cumple en tu equipo, te recomendamos encarecidamente que no lleves a cabo dicha desfragmentación:

  • El sistema operativo de tu Mac es posterior al 2002 (si es así, actualiza tu Mac).
  • Tu Mac tiene un SSD como sistema de almacenamiento.
  • Está ejecutando la versión de macOS High Sierra o Mojave, y tu sistema de archivos ha sido cambiado al formato APFS más nuevo de Apple. (Ninguna herramienta de terceros funcionará con tu unidad).

Y es que los Mac no necesitan ser desfragmentados porque el sistema de archivos (inicialmente HFS + y más recientemente APFS) evita la fragmentación y desfragmenta automáticamente los archivos si es necesario (si el archivo tiene más de ocho fragmentos, o es más pequeño de 20 MB, se desfragmentará automáticamente).

HFS+, la cual fue introducida en 1998, podía desfragmentar archivos sobre la marcha gracias a la agrupación en caliente de archivos. Luego, con la llegada de macOS X 10.2 (2002), el sistema se volvió aún más inteligente para evitar la fragmentación.

Un año más tarde (2003), llegó el clúster adaptativo de archivos activos, que identifica los archivos a los que se accede con frecuencia, pero que rara vez se actualizan y los traslada a un área especial de la unidad, desfragmentándolos durante el proceso.

A partir de este instante, Apple introdujo el sistema de archivos APFS con la llegada de macOS High Sierra (2017). Inicialmente, APFS solo estaba disponible en unidades SSD (que, como ya hemos dicho, no debería desfragmentarse de todos modos), pero con esta versión, se hizo extensible a los discos duros y unidades Fusion de 2018.

Con Mojave ocurre lo mismo que su predecesor, de forma que APFS desfragmenta automáticamente tu disco sobre la marcha, creando instantáneas de archivos para que puedas acceder a diferentes versiones de los mismos (algo diferente pero con la misma funcionalidad).

Las compañías que desarrollan herramientas y software para desfragmentar los Mac se quejan de que Apple no ha informado bien sobre la forma de proceder del formato

APFS, con el fin de que puedan ofrecer herramientas viables de desfragmentación.

La respuesta oficial de Apple es que con APFS no se hace necesaria desfragmentación alguna de las unidades.

Así pues, si resulta que tienes un problema de rendimiento con tu Mac, es muy probable que nada tenga que ver con la fragmentación de los archivos almacenados en tus unidades.

De manera adicional, los Mac tienen una completa serie de herramientas asociada a ‘Utilidad de Discos’ con las que poder solucionar problemas del sistema, por lo que vale la pena echar un vistazo allí.

Cuando los Mac necesitan ser desfragmentados

La única razón por la que puedes llegar a necesitar desfragmentar tu Mac es si se producen las siguientes situaciones:

  • Tu Mac tiene un disco duro tradicional con partes mecánicas.
  • Te estás quedando sin espacio de almacenamiento (siempre aconsejamos mantener libre el 10 % de la capacidad).
  • Con frecuencia guardas en tu Mac archivos especialmente grandes (más de 1 GB).

Una de las razones por las que un disco duro puede ralentizarse si los archivos están particularmente fragmentados es porque tiene partes móviles (a diferencia de un SSD) y tiene que mover la cabeza para leer los diferentes bits del archivo que deseas abrir.

Si tiene menos del 10 % de su almacenamiento libre, el Mac no podrá realizar la desfragmentación automática. En este caso, en lugar de intentar desfragmentar, deberías mejor eliminar algunos archivos, o incluso borrar tu Mac para llevar a cabo una instalación limpia.

En este último punto, algunos usuarios de Mac prefieren realizar una instalación limpia antes de una actualización importante del sistema operativo para mejorar el rendimiento, y al hacerlo, sin duda se desfragmentará tu Mac de la manera más efectiva.

Cómo desfragmentar un Mac

Antes de proceder debes hacerte la pregunta de ¿seguro que necesito desfragmentar mi Mac a pesar de todo lo anterior? Existen en el mercado ciertas herramientas que te ayudarán a llevar a cabo la operación de forma sencilla.

Sin embargo, algunas de las herramientas que se desarrollaron en su día con el propósito de desfragmentar los Mac, ya no están en desarrollo. Una de esas herramientas fue iDefrag, fabricada por Coriolis Systems

La compañía detuvo el desarrollo tras el lanzamiento por parte de Apple de la versión de macOS 10.13 High Sierra, cuando los Mac adoptaron el sistema de archivos APFS.

 Tech Tool Pro 11

Aunque Tech Tool Pro no admite la desfragmentación para volúmenes APFS y no recomienda su uso para unidades SSD, es capaz de desfragmentar archivos individuales en un disco duro. Tiene otra serie de características que la hacen compatible con Mojave.

Puedes adquirir la versión completa en este enlace.

Drive Genius 5

Otra gran herramienta centrada en ofrecer la desfragmentación de tu Mac. Inicialmente te mostrará una representación gráfica de lo fragmentado que está tu volumen y luego te ofrecerá una recomendación de desfragmentar o reorganizar los archivos, sin importar el tamaño o el nivel de fragmentación.

Cuenta con hasta 18 funciones diferentes que se ofrecen de manera adicional al proceso de desfragmentación. Sin embargo, si estás usando macOS 10.13 o una versión más reciente, ten en cuenta que las utilidades de desfragmentación, repartición y reconstrucción no son compatibles con APFS.

Hay una versión gratuita o incluso puedes comprar Drive Genius 5 de Prosoft aquí.

 Cómo desfragmentar una Mac gratis

Como hemos explicado, probablemente no necesites desfragmentar tu Mac, y si decides hacerlo, podrías probar una de las herramientas que acabamos de mencionar, aunque como te hemos informado, podrían perjudicar más aún tu equipo. (Pensamos que Apple tiene buenas razones para no incluir tales herramientas como parte de macOS).

Si crees que tu Mac tiene un problema de desfragmentación, la mejor solución es totalmente gratuita y pasa por hacer una copia de seguridad de tu unidad con Time Machine y realizar una instalación limpia del sistema operativo.

Consulta aquí el artículo en el que te mostramos cómo recuperar un Mac con problemas, con sus opciones de modo de recuperación y el manejo de las copias de seguridad llevadas a cabo con Time Machine.  

Descubre lo que realmente está mal en tu Mac

Como hemos dicho, probablemente no sea un problema de desfragmentación. Para descubrir lo que realmente está mal, puedes usar algunas herramientas incluidas en tu Mac, como el ‘Monitor de Actividad’, para verificar qué está haciendo un uso desmedido de la CPU. Otra opción es la ‘Utilidad de disco’ para ver si hay un problema asociado.

Si estás ejecutando una versión antigua de macOS X, es probable que tu unidad pueda estar fallando, en cuyo caso, es posible que desees leer los mejores programas de recuperación de datos para Mac.