El pasado 22 de junio, Apple hizo público su plan de cambiar los procesadores Intel de sus Macs por sus propios procesadores, una transición que se espera que finalice dentro de dos años, si bien la llegada de los primeros Macs con procesadores de Apple sería para finales de 2020.

No es la primera vez que Apple ha cambiado de un fabricante de procesadores a otro (en junio de 2005, Apple anunció que sustituiría los PowerPC por Intel), pero esta es la primera vez que Apple pasará a fabricar sus propios procesadores.

En este artículo, intentaremos determinar las diferencias entre los procesadores de Apple y los procesadores Intel actuales, pero antes de proceder hay algunas dudas que deben ser abordadas.

En primer lugar, explicaremos por qué Apple ha decidido dejar de usar Intel como el fabricante de sus procesadores. Luego, hablaremos sobre algunas de las razones por las que Apple quiere usar sus propios chips y también explicaremos la diferencia entre Apple Silicon y ARM por si crees que se trata de un enfrentamiento entre Intel y ARM. También determinaremos cómo de arriesgada es la decisión de Apple y por qué Apple está dispuesta a asumir ese riesgo.

Una vez hayamos dado respuesta a todas estas preguntas ya podremos comparar con propiedad Apple Silicon e Intel. También sabremos si deberías comprar al primer Mac con Apple Silicon o si es mejor esperar a la siguiente generación.

¿Por qué Apple dejará de usar Intel?

La decisión de dejar de usar Intel ha venido rumoreándose desde hace tiempo. Ya en 2015, el analista Ming-Chi Kuo (cuando todavía trabajaba en KGI) predijo que Apple empezaría a diseñar sus propios chips para Mac en los próximos años.

Esta predicción estaba basada en la teoría de que los procesadores propios de Apple (en ese entonces, los chips A9 y A10 del iPhone y el iPad) pasarían a ser suficientemente buenos para el Mac. Se sugirió que la decisión de usar sus propios procesadores le daría a Apple un mejor control del lanzamiento y las funciones de los Macs.

Luego, en abril de 2018, un informe de Bloomberg titulado “Apple Plans to Use Its Own Chips in Macs From 2020” (“Los plans de Apple de usar sus propios chips en Macs a partir de 2020”) reveló detalles de una iniciativa de Apple (con Kalamata como nombre en clave) que le permitiría a la compañía “ser capaz de integrar mejor nuevo hardware y software, lo que potencialmente resultaría en sistemas con mejor autonomía de batería”. La iniciativa era parte de una estrategia de hacer que todos los dispositivos Apple funcionaran bien entre ellos, según “fuentes familiarizadas con los planes de Apple”.

En octubre de 2018, Kuo (entonces en TFI Securities) sugirió que la decisión de pasar de Intel a un chip basado en ARM propio ofrecería varios beneficios a Apple, principalmente: dejaría de depender del calendario de lanzamiento de los procesadores de Intel, aumentaría su margen de beneficios, y una posible mejora en el mercado bursátil si Apple utilizara lo ahorrado para reducir los precios del Mac.

En cuanto a dejar de depender de Intel, Intel ha tenido problemas en los últimos años al intentar reducir el tamaño del transistor a 10nm (con la idea de poder incluir más transistores en un procesador). Los consecuentes retrasos, y la cancelación de la generación de los procesadores Cannon Lake, no cabe duda que han frustrado a Apple. Pero eso solo fue una parte del problema con Intel. El antiguo ingeniero de Intel François Piednoël declaró a PC Gamer que a Apple le molestaban cada vez más los fallos: “Apple se convirtió en el número uno en problemas en esta arquitectura”.

Apple ha detallado sus propias razones por las que dejar de usar Intel. La compañía destacó el hecho que la transición “establecería una arquitectura común en todos los productos de Apple, lo que le haría mucho más fácil a los desarrolladores crear y optimizar sus apps para todo el ecosistema”. Apple también mencionó las “avanzadas capacidades del silicón de Apple” y su “rendimiento de alto nivel y potentes nuevas tecnologías”.

Otros beneficios destacados por Apple incluyen el hecho que los desarrolladores podrán “hacer que sus apps para iOS y iPadOS estén disponibles para el Mac sin hacer ninguna modificación”. La transición también le “dará al Mac un rendimiento de alto nivel y GPUs más potentes, lo que les permitirá a los desarrolladores crear apps y juegos todavía más potentes”.

Apple también explicó que, gracias a esta decisión, los desarrolladores tendrán acceso a “tecnologías como el Neural Engine”, lo que “convertirá el Mac en una increíble plataforma para los desarrolladores para usar aprendizaje automático”.

Existe otro motivo por el cual ahora es el momento de dejar de usar Intel y, de hecho, se enlaza con el motivo que tuvo Apple para sustituir PowerPC por Intel en 2005-2006. Entonces, Intel era el líder del mercado, contaba con el apoyo de Windows y PowerPC no podía competir con él. 15 años después, las ventas de PC se han estancado y donde vemos crecimiento en los dispositivos móviles. Y resulta que los móviles con más crecimiento son los que tienen un chip diseñado por Apple.

Te ofrecemos más detalles del cambio de Apple hacia sus propios procesadores en este artículo: Guía completa de los planes de Apple Silicon y el Mac ARM de Apple.

¿Pasará Apple a usar ARM?

Quizás habías escuchado los rumores de que Apple dejaría de usar Intel antes de que anunciara su transición hacia Apple Silicon. En ese caso, quizás te estés preguntando si Apple no había decidido usar procesadores ARM en sus nuevos Macs.

Apple ha dejado muy claro que está transitando hacia Apple Silicon, no hacia ARM. Apple ha desarrollado sus propios sistemas en chip (SoCs) basados en ARM, pero decir que los procesadores finales son ARM sería como decir que macOS es Unix solo porque está basado en Unix. Hay mucho más que ARM en los chips de Apple, y quizás sea por eso que los SoCs de Apple han demostrado ser superiores a los procesadores basados en ARM (como los Snapdragon de Qualcomm).

Los sistemas en chip de Apple ofrecen prestaciones avanzadas que no están disponibles en otros procesadores ARM, como una gestión de la energía avanzada, aprendizaje automático, Secure Enclave, Neural Engine, la propia GPU de Apple, y mucho más.

Eso no quiere decir que la ARM no aporta nada. Esta está basada en RISC (Computador con Conjunto de Instrucciones Reducido), mientras que Intel (también conocido como x86) está basado en CISC (Computador con Conjunto de Instrucciones Complejas). 

¿Recuerdas que hemos dicho que los transistores eran uno de los retos a los que Intel se enfrentaba al querer reducir su tamaño? Los procesadores basados en la arquitectura RISC no necesitan tantos transistores como los procesadores basados en CISC, lo que reduce su coste, su consumo de energía y su calentamiento.

Estos beneficios significan que la ARM va bien para dispositivos pequeños como los smartphones y las tablets, pero también los portátiles e incluso los servidores. De hecho, hay una supercomputadora basada en ARM: la supercomputadora más potente del mundo, Fugaku, utiliza el SoC ARM diseñado por Fujitsu.

La existencia de esta supercomputadora sugiere que el cambio a los procesadores ARM significa que Apple no podrá fabricar procesadores adecuados para su estación de trabajo Mac Pro.

Después de pasar años intentando ganarse de nuevo a los creativos profesionales, sería una gran sorpresa que Apple los dejara desatendidos. No hay ningún motivo por el cual Apple no pueda utilizar sus conocimientos para crear procesadores Apple basados en ARM que satisfagan las necesidades de todos los usuarios.

No obstante, hay otro dispositivo pensado para profesionales creativos que se ha quedado atrás debido a su procesador ARM: el Microsoft Surface Pro X. Aunque el Surface, por lo menos, utiliza Windows (utilizar Windows en ARM ya fue en sí una gran dificultad), hay pocas apps que funcionen con un procesador basado en ARM. Microsoft ofreció un emulador que podía convertir apps Windows de 32 bits para que funcionaran en el Surface Pro, pero no puede convertir apps de 64 bits como Adobe Lightroom.

Por suerte, Apple ha podido asegurarse de que esto no pase. Ya sabemos que Adobe se ha comprometido a hacer que sus apps sean compatibles con Apple Silicon. De hecho, Apple mostró cómo Adobe Photoshop y Lightroom funcionan de forma nativa en Apple Silicon durante la keynote inaugural de la WWDC. Además, Apple tiene la solución para que todas las aplicaciones funcionen desde el primer día: Rosetta 2.

Todo aquel que esté preocupado de que los procesadores ARM no vayan bien con los Macs profesionales deberían saber que los procesadores que Apple está desarrollando no tendrán las mismas dificultades que los que hemos visto en los portátiles Windows. Con un poco de suerte podemos confiar en que Apple no decepcionará de nuevo al mercado de creativos profesionales.

¿Y qué hay de los gráficos?

Otra de las preocupaciones de los profesionales creativos son las capacidades gráficas de estos nuevos Macs. En la actualidad, algunos Macs vienen con una gráfica integrada de Intel, mientras que otros tienen una tarjeta gráfica discreta AMD, como la AMD Radeon Pro 5600M que tenemos de opción al comprar el MacBook de 16”.

Cuando lleguen los Macs con Apple Silicon, Apple dice que vendrán con GPUs de Apple. Aunque es probable que las tarjetas gráficas integradas de Apple ofrezcan un mayor rendimiento que las de Intel, preocupa que Apple quiera sustituir las GPUs AMD con sus propias.

No debería ser sorprendente que Apple pueda diseñar una GPU. Ya utiliza sus propias GPUs en los iPads y iPhones con mucho éxito, y además Apple tiene las expectativas muy altas al asegurar que cabe esperar “GPUs con mayor rendimiento” en los nuevos Macs con Apple Silicon. La compañía dijo que la transición llevará a un Mac con juegos más potentes, una declaración interesante ya que el Mac hace tiempo que no se considera bueno para gaming.

Ya hemos visto indicios. Durante la keynote de la WWDC, Apple mostró Shadow of the Tomb Raider siendo ejecutado sin problemas con Rosetta 2 en una edición especial del Mac mini con el A12Z que solemos encontrar en el iPad Pro. Unity también se ha comprometido a trabajar con Apple para que los Macs con Apple Silicon puedan usar su reproductor.

No se trata solo de juegos: Maxon se ha comprometido a que Cinema 4G sea compatible con Apple Silicon y en la keynote Apple mostró cómo era ejecutado utilizando Rosetta 2.

Todo esto seguramente no parará la preocupación de que las GPUs integradas de Apple no puedan competir con las GPUs discretas de AMD y Nvidia. Este probablemente sea el motivo por el cual Apple dijo lo siguiente en este documento para desarrolladores: “No des por sentado que una GPU discreta significa mejor rendimiento”, y “La GPU integrada de los procesadores de Apple está optimizada para las tareas gráficas de alto rendimiento”.

Para más información, Apple habló sobre la arquitectura de la GPU de sus nuevos Macs en una sesión de desarrolladores de la WWDC. Apple utiliza TBDR (Tile Based Deferred Rendering) y no el IMR (Immediate Mode Rendering) que utilizan las GPUs de Intel, Nvidia y AMD. 

El TBDR captura toda la escena, la divide en regiones pequeñas, las procesa separadamente y por eso no necesita mucha memoria de banda ancha. La escena no es renderizada hasta que píxeles ocluidos (píxeles que no deberían ser visibles) son rechazados. En IMR, toda la escena es renderizada primero, antes de rechazar los píxeles innecesarios. Este último proceso necesita mucha más memoria de banda ancha.

Si te estás preguntando cómo serán los nuevos Macs con Apple Silicon, puedes leer sobre ellos aquí:

Pros y contras de Apple Silicon e Intel

Ya hemos hablado sobre muchas de las ventajas de pasar de Intel a Apple Silicon y sobre algunas de las aparentes desventajas (en concreto la experiencia con ARM en Windows). A continuación detallamos los pros y los contras de la transición.

Pros

  • Apple dejará de frustrarse con los errores y los retrasos de Intel (como la cancelación de la generación de los procesadores Cannon Lake).
  • Los procesadores Apple del iPhone y el iPad son suficientemente buenos para el Mac.
  • Apple tendrá mayor control del calendario de lanzamientos del Mac.
  • Apple no estará ligado al calendario de lanzamientos de los procesadores de Intel.
  • Apple podrá integrar mejor hardware y software.
  • Debería ser posible tener una mejor autonomía de batería.
  • Todos los dispositivos Apple podrán trabajar conjuntamente.
  • Apple debería ver incrementado su margen de beneficio y podría usar lo ahorrado para reducir el precio del Mac (aunque seguramente no lo haga).
  • Les será más fácil a los desarrolladores optimizar apps para todo el ecosistema: Mac, iPhone y iPad.
  • Rendimiento por vatio líder de la industria.
  • GPUs de mayor rendimiento deberían significar apps profesionales y juegos de gama alta más potentes.
  • El acceso al Neural Engine les debería permitir a los desarrolladores usar aprendizaje automático.
  • Apple lidera la industria con sus chips para smartphones y tablets y podría hacer lo mismo con el Mac.
  • A diferencia de otros chips basados en ARM, los procesadores de Apple tendrán acceso a prestaciones como una gestión de la energía avanzada, aprendizaje automático, Secure Enclave, Neural Engine, GPU propia de Apple y mucho más.
  • Los procesadores basados en ARM no necesitan tantos transistores, lo que reduce el consumo de energía y evita que se produzca calentamiento.
  • La supercomputadora más potente del mundo, Fugaku, utiliza A64FX, un SoC ARM diseñado por Fujitsu.

Contras

  • Apple lleva fabricando sus procesadores desde que diseñó el chip A4 en 2010, lo que significa 10 años de experiencia. Podría decirse que Intel tiene muchos más.
  • La primera generación de cualquier producto tiene sus riesgos. Apple Silicon es nuevo y todavía no ha sido probado en un Mac. No sabemos qué podrá conseguir Apple.
  • El Surface Pro basado en ARM ha tenido varios problemas debido a la incompatibilidad de software, sobre todo las apps de consumo profesionales.
  • ARM no es compatible con software x86 o x64, lo que significa que algunas apps de Windows no funcionarán sin un emulador, aunque parece algo insignificante para los usuarios de Mac.
  • Uno de los beneficios de la decisión de Apple de apostar por Intel en 2006 fue que los usuarios de Mac podrían ejecutar Windows en Mac. Eso le abrió las puertas a usar Mac a usuarios que no querían dejar Windows atrás.
  • Aunque ARM (y AMD) cada vez se están acercando más, Intel sigue dominando, lo que significa que los desarrolladores seguirán diseñando apps para Intel.

Veredicto

Parece que hay muchas ventajas para dejar Intel y apostar por Apple Silicon, y con procesadores de Apple rivalizando ya con procesadores de Intel, parece que es un buen momento para hacerlo. Si Apple hace su propio silicón, no deberíamos tener que esperar años a que Apple actualice sus Macs con los últimos procesadores. 

Pero esto va más allá de los procesadores: los beneficios de tener una arquitectura unificada llevará las apps para iOS al Mac, lo que podría en sí mismo cambiar la forma en la que utilizamos los Macs. Quizás se trate del principio de una nueva transformación en el mundo de la informática.

Artículo original publicado en Macworld UK.