Si estás pensando en comprarte un nuevo MacBook, tienes la posibilidad de escoger entre varios modelos desde la tienda oficial de Apple. Ahora bien, si lo que buscas es un portátil de 13 pulgadas, tus opciones se reducen entre el MacBook Air y el MacBook Pro.

Para saber cuál de ellos es el más indicado para ti, deberás tener en cuenta elementos como los usos que le vas a dar, si vas a necesitar transportarlo o no, la autonomía de batería de los portátiles y, por supuesto, el precio.

A continuación, comparamos los dos modelos de MacBook y resaltamos tanto sus diferencias como sus similitudes. Por otro lado, no te pierdas nuestro ranking en el que clasificamos los que, a nuestro entender, son los mejores portátiles de Apple.

1. Precio y disponibilidad

A quienes lo que más le preocupe es el precio, deben saber que existe una diferencia notable entre uno y otro modelo. El coste de cada uno depende evidentemente también de las especificaciones que elijas, como el número de gigas de espacio o memoria RAM.

En España, el MacBook Air tiene un precio inicial de 1.649 €. A esta cantidad deberás añadirle 240 € más si quieres 16 GB de RAM, y 250 €, 500 € o 1.500 € si quieres un almacenamiento de 256 GB, 512 GB o 1,5 TB respectivamente.

En México, el modelo de 8 GB de RAM y 128 GB de espacio cuesta $28,999. Por el portátil de 16 GB deberás desembolsar $5,000 más, mientras que por un almacenamiento de 256 GB, 512 GB o 1,5 TB deberás pagar $5,000, $10,000 o $30,000 más respectivamente.

Por otro lado, desde España, el MacBook Pro de 13” tiene un precio mínimo de 1.505,59 €, mientras que la opción más cara asciende a 3.665,57 €. Podrás escoger la capacidad de memoria RAM y almacenamiento, así como tener el Final Cut y el Logic Pro instalado.

En México, también puedes comprar el MacBook Pro de 13”, en este caso por un precio inicial de $29,999. Si añades la máxima capacidad de almacenamiento y de RAM, la máxima potencia y los dos programas instalados, el precio sube a $99,297.

2. Dimensiones y peso

Cuando salió al mercado en 2008, el primer MacBook Air se convirtió en el portátil más ligero disponible. Con el paso de los años, el peso del MacBook Pro también se ha visto reducido, por lo que la diferencia entre uno y otro modelo ya no es tanta.

El nuevo MacBook Air pesa 1,25 kg, lo que supone 100 g más que el primer modelo. En cambio, el último MacBook Pro pesa 1,37 kg, 200 más que el MacBook Air original. Si tu prioridad es el peso, quizás quieras considerar el MacBook de 12”, que pesa 0,92 kg.

Por otro lado, el MacBook Air de 2018 tiene unas dimensiones de 30,41 x 21,24 cm y un grosor que va de 1,56 cm a 0,41 cm. El MacBook Pro tiene el mismo tamaño. La única diferencia es que su grosor es de 1,49 cm.

3. Procesador y memoria RAM

La principal diferencia entre el MacBook Air y el MacBook Pro la encontramos en su potencia. Por orden, estos son los modelos de menos a más potentes: viejos modelos de Air, MacBook Air de 2018, MacBook Pro sin Touch Bar y MacBook Pro de 2018.

El nuevo MacBook Air tiene un procesador de 1,6 GHz, mientras que el del modelo anterior es de 1,8 GHz. Eso no significa que el primero sea menos potente, ya que hay que tener en cuenta que el procesador del nuevo cuenta con la tecnología de última generación.

En cuanto a los MacBooks Pro, Apple solo ha actualizado el procesador del modelo con Touch Bar -ahora con chip de cuatro núcleos de 2,3 GHz-, lo que hace que sea más potente que el modelo sin Touch Bar, que tiene un chip de dos núcleos de 2,3 GHz.

Por otro lado, a simple vista no hay mucha diferencia entre modelos en lo que a RAM se refiere, estando disponibles en 8 GB y 16 GB. Ahora bien, en el caso del Pro, la RAM funciona a 2.133 MHz, comparado con la velocidad de 1.600 MHz del Air.

En definitiva, escoger un modelo u otro teniendo en cuenta su potencia dependerá de qué uso vayas a darle al portátil. Si solo lo vas a necesitar para navegar por la web y ver películas, cualquiera te irá bien. Para juegos y edición de vídeos, recomendamos el Pro.

4. Autonomía de batería

Pese a que el MacBook Pro sale claramente vencedor en el terreno de la velocidad y la potencia de su procesador, no es así cuando se trata de la autonomía de la batería. La del MacBook Air dura más, aunque no por mucha diferencia.

Al menos así lo asegura Apple. Según la compañía, la batería del Air puede llegar a durar hasta 12 horas de navegación web inalámbrica y hasta 13 horas de reproducción de vídeo, es decir, prácticamente todo un día de uso. En cambio, en el caso del Pro, son hasta 10 horas en ambas situaciones.

5. Pantalla y resolución

Otro elemento que diferencia enormemente todos los modelos de 13 pulgadas es la pantalla. Los Air más antiguos no tienen una pantalla Retina, por lo que no es la de mejor calidad. Con una resolución de 1.440 x 900, la densidad del píxel es más baja.

Los dos nuevos modelos del MacBook Air y el MacBook Pro tienen una pantalla Retina con una resolución de 2.560 x 1.600, de modo que deberás apostar por uno de los dos para llevarte a casa un monitor de altísima calidad.

Además, los nuevos portátiles incluyen por primera vez tecnología IPS, lo que significa que los colores se muestran más precisos y que el ángulo de visión es más amplio. También tienen una relación de aspecto de 16:10, que resulta más cómodo que las pantallas de 16:9.

6. Gráficos

Tanto el MacBook Pro de 13 pulgadas como el MacBook Air tienen una tarjeta de gráficos Intel integrada, pero no son iguales. En el Pro sin Touch Bar, encontramos una Intel iris Plus 640, mientras que en el Pro con Touch Bar hay una Intel Plus Graphics 655.

Por otro lado, en el MacBook Air de 2018, Apple utiliza una Intel Graphics 617 compatible con GPUs externas conectadas mediante el puerto Thunderbolt 3. Los modelos anteriores de Air disponen de una Intel HD Graphics 6000.

¿Pero qué significa todo ello a efectos prácticos? Un Air antiguo no es el mejor portátil para jugar o realizar tareas exigentes, pero sí que lo será cualquier Pro. También lo será en el nuevo Air, que incluye la posibilidad de utilizar un procesador externo más rápido.

Quienes estén buscando un MacBook para jugar a videojuegos quizás no deberían apostar por uno de 13 pulgadas si estos juegos son muy exigentes. Siendo realistas, serán ideales para juegos modernos más modestos, mientras que los antiguos Air servirán para juegos de hace algunos años.

7. Almacenamiento

El almacenamiento es seguramente el elemento que menos se diferencia entre los dos modelos. El MacBook Air está disponible con espacio de 128 GB, 256 GB, 512 GB y 1,5 TB, mientras que el MacBook Pro puede comprarse con 128 GB, 256 GB, 512 GB, 1 TB y 2 TB.

Todos los portátiles de Apple utilizan unidades de disco de estado sólido, por lo que puedes esperar un almacenamiento rápido y nada ruidoso. Además, ten en cuenta que existen memorias externas con las que podrás aumentar el espacio a tu MacBook.

8. Puertos y periféricos

Si le das mucha importancia a los puertos de los que dispone un portátil, entonces deberás estar atento o atenta porque existen diferencias. Los MacBooks Air antiguos, por ejemplo, es el único que tiene USB Type-A.

Tanto el nuevo MacBook Air como los MacBooks Pro con y sin Touch Bar tienen un puerto de audio jack para auriculares y puertos USB Type-C o Thunderbolt 3 -dos o cuatro dependiendo de si tiene o no Touch Bar-.

En cuanto a los periféricos, los nuevos modelos incluyen un trackpad con Force Touch, algo que no está presente en los antiguos Air. Esta tecnología te permite controlar tu ordenador aplicando más o menos fuerza sobre el trackpad.

Además, los MacBooks Pro con Touch Bar y los nuevos MacBooks Air también disponen de la tecnología Touch ID. Eso le da una capa extra de seguridad a tu portátil y te permite desbloquearlo solo con tu huella dactilar o autorizar compras online.

El Touch Bar está solo presente en los MacBooks Pro más nuevos. Esta herramienta -que para nosotras no es imprescindible- la encontrarás en lugar de las teclas ‘F’ y puede ser personalizada según las funciones que realices más a menudo con tu ordenador.

¿MacBook Air vs MacBook Pro?: Nuestro veredicto

Aunque siguen habiendo muchas diferencias entre los dos modelos, lo cierto es que, con la actualización este 2018 del MacBook Air y del MacBook Pro, decidirse por uno de los dos portátiles de 13 pulgadas ya no es tan fácil.

Personalmente pensamos que el MacBook Air de 2018 merece mucho la pena gracias a las nuevas prestaciones que Apple ha incorporado. Incluso supera a los MacBooks Pro más sencillos, básicamente porque tiene un coste inferior.

Si lo que quieres es el MacBook con mejor rendimiento y mejores prestaciones sin importarte el precio, claramente tendrás que apostar por un Pro. Ahora, si solo lo vas a usar para navegar y escribir en Word, incluso los modelos antiguos de Air serán capaces de hacerlo.