En los próximos años, Apple se pasará a Apple Silicon, lo que significa pasar de usar la plataforma Intel para usar la arquitectura ARM64. Esto hará que los Macs sean más rápidos y más eficientes. Ahora bien, aquí no vamos a hablar sobre los detalles técnicos de esta decisión, que puedes leer en nuestra guía sobre Apple Silicon

En cambio, nos centraremos en un nuevo problema que esto trae a los usuarios de Mac: ¿deberías comprar un Mac con procesador Intel? Sabemos que todavía hay algunos modelos de este tipo por llegar, como anunció Tim Cook en la WWDC 2020.

El plan de Apple es completar esa transición en los próximos dos años. Así, en junio de 2022 todos los iMacs, MacBooks e incluso el Mac Pro tendrán chip Apple Silicon. Si tu Mac utiliza la antigua plataforma, seguirás recibiendo actualizaciones de Apple, pero es posible que en los próximos años cada vez encuentres menos programas y servicios de terceros compatibles con tu ordenador.

No es la primera vez que Apple protagoniza un cambio de este tipo. En 2006, la compañía cambió PowerPC por Intel. Las consecuencias de ese cambio fueron la devaluación de los Macs con PowerPC porque los nuevos Macs con Intel eran mucho más rápidos y, al fin, dejaron de ser compatibles con el nuevo software con la llegada del OS X 10.7 Lion en 2011. Eso provocó que los Macs G5 y G4, que en su día habían sido muy caros, fueran vendidos de segunda mano a precios mucho más bajos.

Problema 1: Años de uso

Si compras un Mac con un procesador Intel este año, deberías plantearte cuánto tiempo tienes pensado en usarlo antes de reemplazarlo. Si te compras un MacBook cada año o cada tres años, no deberías tener ningún problema.

No obstante, los primeros problemas de compatibilidad puede que aparezcan en cuatro o cinco años. Así, por ejemplo, si quieres usar tu carísimo iMac en los próximos cinco años, deberás tener presente que puede que tengas algún problema de compatibilidad antes de que termine su ciclo de vida. En este caso, tiene más sentido que esperes a que salga a la venta la próxima generación de iMacs con chip ARM.

Problema 2: Compatibilidad

Saber si merece o no la pena esperar al Mac con ARM también depende del hardware y el software que sueles utilizar. Por ejemplo, si eres un profesional de la música, seguramente hayas invertido mucho dinero en hardware y software de audio y quieras saber si tus dispositivos USB funcionarán bien o no con la nueva plataforma.

Por otro lado, es cierto que Apple ha asegurado que el software para Mac actual debería funcionar sin problemas en la nueva plataforma. Gracias a tecnología como Rosetta 2 o la virtualización, Apple promete que los programas de Mac antiguos irán rápidos y suaves.

Problema 3: Windows

Este es otro problema del que nos dimos cuenta durante la presentación. Cuando se presentó el nuevo sistema, se mostró el software de virtualización Parallels Desktop, que muchos usuarios utilizan para ejecutar Windows en Mac. Lo que nos llamó la atención fue que no se mostró Windows sino Linux siendo virtualizado con Apple Silicon. Nos preocupa que la versión de Windows para Intel no pueda ejecutarse en Apple Silicon o que, si lo hace, lo haga muy lentamente.

Puede que Boot Camp tampoco funcione, lo que sería una muy mala noticia para usuarios que, por ejemplo, utilizan software de finanzas. Si tu empresa utiliza Windows en un Mac, ten presente que esto puede que ya no sea posible con los Macs con ARM. La buena aceptación de los Macs con Intel podría deberse a que eran compatibles con otros sistemas operativos como Windows o Linux. Sin una versión de Windows para ARM, la popularidad del Mac podría bajar.

Para consuelo de los propietarios de un Mac con Intel, su ordenador seguirá siendo compatible con Linux y Windows durante bastante tiempo, pese a que Apple deje de fabricar ordenadores compatibles.

¿Deberías comprar un Mac hoy?

Si utilizas tu Mac en casa, seguramente no tengas nada de lo que preocuparte. Los Macs con Intel no darán problemas a lo largo de los próximos años. En cambio, la primera generación de Macs con ARM puede que sí.

Sí que será un problema para empresas y autónomos que quieran utilizar su Mac en los próximos cinco años. Si este es tu caso, te recomendaríamos esperar a tener más información sobre la compatibilidad con los programas y con Windows.

Con un poco de suerte conoceremos más sobre esta compatibilidad en las próximas semanas. Esta misma semana, algunos desarrolladores recibirán los primeros ejemplares de prueba, así que deberíamos tener más información muy pronto.

Si después de leer esto todavía quieres comprar un nuevo Mac, te recomendamos que leas nuestra guía de compra de Mac para ayudarte a decidir por el ordenador o el portátil que más te conviene.

Artículo original publicado en Macwelt.