¿Mac o MacBook? Obviamente la respuesta dependerá del uso que vayas a darle a ese ordenador. El punto clave aquí será portabilidad o no del dispositivo. Sin embargo, si te da igual que el ordenador sea portátil o no y te estás preguntando si deberías comprar un Mac o un MacBook, estás en el sitio correcto: te contamos a continuación cinco motivos por los que debes comprar un MacBook en vez de un Mac. 

1. Estación de trabajo móvil

Como decíamos en el párrafo superior, una de las mayores ventajas de elegir un MacBook es su portabilidad. El MacBook Air y el MacBook Pro son extremadamente fáciles de cargar y transportar y son perfectos para cualquiera que se encuentre viajando por trabajo, o que simplemente esté buscando una forma de poder moverse de un escritorio a la encimera de la cocina o incluso al sofá.

Los MacBooks están disponibles en varios tamaños. Puedes optar por el MacBook Air de 13 pulgadas para conseguir la máxima portabilidad; es el portátil más fino y ligero de Apple.

El MacBook Pro de 13 pulgadas es un poco más grueso, pero no mucho, y si te haces con un MacBook Pro más grande de 14 y 16 pulgadas, tendrás más carga que soportar, pero también tendrás un potente ordenador centrado en los profesionales. No obstante, todos los portátiles de Apple son extremadamente ligeros, portátiles y están listos para ponerse en marcha.

2. El rendimiento de un MacBook no siempre es peor que el de un Mac

Cuando Apple incluía procesadores Intel en todos sus Mac, los Mac de sobremesa ofrecían más potencia de procesamiento que un MacBook. Los ordenadores portátiles tienen más limitaciones para trabajar debido a la necesidad de mantener el dispositivo a temperaturas viables, lo que significaba que el procesador Intel solo podía ir a cierta velocidad.

Mac

Pero ahora los Mac incorporan la familia de chips M1, y es mucho más fácil averiguar las diferencias de rendimiento porque ahora, un Mac de sobremesa y un portátil que utilizan el mismo procesador de la serie M1 tienen la misma velocidad de procesamiento.

Por ejemplo, el MacBook Air basado en la serie M1, el MacBook Pro de 13 pulgadas, el iMac y el Mac mini tienen la misma CPU: los MacBooks ya no son más lentos que los Mac de sobremesa y puedes llevar realmente el rendimiento de un Mac de sobremesa a cualquier parte.

Cuando decimos que usar un MacBook de la serie M1 es como coger uno de los ordenadores de sobremesa más potentes del mundo y ponerlo en tu regazo, no es una exageración.

Los MacBooks de la serie M1 de Apple superan a la mayoría de los ordenadores de sobremesa basados en Intel que la compañía ha lanzado al mercado. Los MacBooks M1 son tan potentes ahora, que un MacBook puede servir como tu ordenador principal.

Incluso si necesitas más potencia de la que ofrece el M1, los nuevos MacBook Pro con el M1 Pro y el M1 Max ofrecen un rendimiento sin precedentes que es más rápido que cualquier Mac de sobremesa, excepto el Mac Studio de gama alta.

3. Las pantallas de los MacBook son fantásticas

Apple siempre ha fabricado pantallas fantásticas, pero los últimos MacBooks las llevan al siguiente nivel con imágenes nítidas y colores que resaltan, especialmente en los nuevos MacBook Pros.

Junto con la potencia del chip M1, los profesionales -o realmente cualquier persona en general- pueden disfrutar de la creación de nuevos contenidos como fotos y obras de arte con una pantalla fantástica que no hace concesiones. Y tampoco está mal para ver películas.

Por otro lado, el iMac es el único Mac de sobremesa que viene con una pantalla, y aunque es muy buena, no se compara con la pantalla Liquid Retina XDR del MacBook Pro. Y si quieres conectar una pantalla externa, también puedes hacerlo, ya que el MacBook Air y el MacBook Pro de 13 pulgadas permiten una segunda pantalla y los MacBook Pro te permiten conectar tres.

4. Puedes elegir el enchufe que prefieras

No se trata solo de la posibilidad de viajar: a veces sólo quieres trabajar en tu sofá o en el porche. Como los MacBooks tienen una batería integrada, no tienes que estar atado a una toma de corriente, lo que es necesario con un Mac de sobremesa. Si hace un bonito día fuera y te sientes inspirado, puedes llevarte el MacBook.

ncluso con una buena configuración, no puedes hacer eso con un Mac de sobremesa; bueno, puedes, pero necesitarás un cable de extensión realmente largo o una fuente de alimentación portátil.

Una de las grandes ventajas de los MacBooks M1 actualizados de Apple es la mejora de la duración de la batería, y el M1 es mucho más eficiente energéticamente que los antiguos procesadores Intel que solía utilizar Apple.

El MacBook Air ofrece 15 horas de uso de la red inalámbrica, el MacBook Pro de 13 pulgadas ofrece 17 horas, el MacBook Pro de 14 pulgadas ofrece 17 horas, e incluso el MacBook Pro de 16 pulgadas con un M1 Max ofrece 14 horas. Eso es más que suficiente para pasar el día, sin tener que preocuparse de cargar con un cargador o pensar en dónde están los enchufes.

5. El teclado ofrece una mejor experiencia

Escribir es una parte importante del trabajo en un ordenador, por lo que tener un buen teclado marca toda la diferencia del mundo. El tiempo de respuesta, el sonido en general y simplemente el tamaño y la disposición general del teclado incluido en el MacBook hacen que sea fácil enamorarse de trabajar desde el portátil, incluso si estás acostumbrado a los teclados más grandes que se encuentran conectados a muchos ordenadores de sobremesa.

Como todos los MacBook tienen un fantástico Magic Keyboard, tus dedos no querrán usar ningún otro teclado.

MacBook

El trackpad del MacBook es el dispositivo integrado para mover el puntero, hacer selecciones y otras formas de interactuar con macOS. Apple estableció el estándar para los trackpads con su excelente sensación, durabilidad y versatilidad. Tiene el tamaño y el tacto adecuados, y no encontrarás un ratón o trackpad mejor en ningún otro sitio.