Los Mac se han mantenido durante años a la vanguardia de todo lo que estaba relacionado con herramienta de diseño gráfico y edición, mejorando a la competencia de equipos PC en aspectos clave como la precisión del color o el uso de tipografías.

Estas diferencias entre macOS y Windows se han recortado en los últimos tiempos gracias a una mayor compatibilidad de archivos entre ambas plataformas cuando se utilizan suites de programas disponibles en ambos sistemas, como es el caso de Creative Cloud de Adobe.

No obstante, el entorno Mac sigue teniendo a su favor a un público que se mantiene fiel a sus equipos con el paso de los años, con varias factores clave: confiabilidad por las aplicaciones de nicho disponibles solo para Mac como Sketch; y el apartado de diseño.

Así pues, si quieres un Mac para desempeñar tu trabajo como diseñador gráfico pero no sabes qué modelos cuentan con la configuración más apropiada, hemos revisado la gama de Apple y hemos descubierto la mejor máquina para cierto sector de diseñadores.

Vamos a contarte antes una serie de consejos generales que debes tener en cuenta al comprar un nuevo Mac. Aquí está el resumen de los mejores Mac para el trabajo creativo y de diseño gráfico.

Para obtener otra serie de consejos de equipos, también puedes echar un vistazo a nuestra guía de compra de un equipo Mac. ¿Qué Mac, iMac o MacBook comprar?. 

Qué Mac comprar en función de lo que diseñes

Hace unos años parecía que el rol de creatividad de las personas estaba más definido o enfocado en ciertos aspectos. En la actualidad, existen perfiles muy variados en los que un diseñador podría estar involucrado. Es muy probable que el diseñador moderno esté centrado en la ilustración, el diseño de interfaces o el 3D.

El cambio hacia un mundo mucho más digital complica aún más las cosas. Hace una década, la reproducción del color fidedigna podía llegar a convertirse en la mayor preocupación para un diseñador a la hora de comprar un nuevo kit. 

Hoy en día, es más que probable que los diseñadores trabajen en el diseño basado en pantalla. También es posible que éstos necesiten de herramientas que ofrezcan movilidad para trabajar desde cualquier parte.

Almacenamiento y memoria RAM

Dos aspectos que no parecen haber cambiado son la tendencia de estas aplicaciones a demandar una gran cantidad de memoria RAM para su buen funcionamiento, y abundante almacenamiento para renderizar los proyectos.

En ambos casos, debes tener cuidado, dado que Apple ahora considera en muchos de sus equipos la inclusión de componentes integrados en placa o sellados que no son fácilmente reemplazables, por lo que la configuración que elijas de inicio, en el momento de compra, será el que te acompañe en la vida útil del producto.

El apartado de almacenamiento, al menos, permite recurrir a unidades externas para alojar carpetas y archivos pesados. Con la RAM, no hay nada que puedas hacer; Nuestro consejo es solicitar RAM adicional cuando compres tu Mac, todo ello, a pesar de ver como el precio final de la solución se dispara.

Si compras un Mac donde aún puedas agregar más RAM en un momento posterior, como es el caso del Mac Pro o iMac de 27 pulgadas, o incluso el Mac mini de 2018, podrías comprar la RAM a un tercero. Pero ten en cuenta que hacerlo por tu cuenta podría anular tu garantía de Apple.

Las mejores pantallas

Son muchos los diseñadores gráficos que muestran cierto descontento con el acabado brillante de las pantalla de Apple, especialmente las de gran tamaño que te encuentras en los iMac. También hay que reconocer que estas pantallas no son tan brillantes como lo fueron hace algunas generaciones.

Muchos diseñadores trabajan principalmente en proyectos destinados exclusivamente a la pantalla, incluidas revistas digitales, publicaciones web o interfaz de aplicaciones. Las pantallas de alta resolución son otra gran consideración. 

Todos los dispositivos móviles y portátiles de Apple ahora ya cuentan con pantallas tipo Retina y casi todos sus equipos de escritorio también lo hacen. Tan solo el iMac de 21 pulgadas de nivel de entrada carece de ella, así pues evita este modelo de cualquiera de las formas.

Considera además la posibilidad de utilizar modos de uso de cara al futuro. Si quieres que tu Mac te dure algunos años, compra pensando en el presente y futuro, y no solo en los cometidos o trabajos que vayas a desempeñar en la actualidad.

Mac de escritorio o portátil

¿Qué tipo de diseñador eres? ¿Eres de los que rara vez sales de la oficina? ¿Eres un diseñador profesional autónomo que demanda un equipo polivalente para infinidad de trabajos? Si es así, es probable que no quieras cargar con tu iMac de 27 pulgadas de un lado a otro.

A menudo, los portátiles son vistos como soluciones más polivalentes. Pero también su configuración suele ser más cara que si optamos por un equipo de escritorio. Por ejemplo, la versión Touch Bar de MacBook Pro de 13 pulgadas de nivel de entrada tiene un precio de 1.999 €.

Esto viene a ser una diferencia de precio de 300 € con respecto a una configuración similar que podemos encontrar en el iMac de 21,5 pulgadas y pantalla Retina 4K, procesador a seis núcleos a 3 GHz y 1 TB de almacenamiento, cuyo precio es de 1.699 €.

Igual de confusa puede resultar la configuración mostrada por el Mac mini actualizado a finales de 2018. Pesa más que un portátil MacBook, pero con su pequeño factor de forma podría considerarse como una solución para llevar de una casa a otra en vacaciones o períodos similares.

Tan solo necesitarás conectarle una pantalla en tus diferentes ubicaciones de trabajo. Con la nueva actualización realizada por Apple, el Mac mini vuelve a mostrarte como una opción interesante dentro del área de diseñadores gráficos.

El precio del modelo de nivel de entrada del Mac mini con procesador Core i3 de cuatro núcleos a 3,5 Ghz es de 899 €. Para poder afrontar un mayor número de tareas deberíamos optar por uno más potente, como es el caso del Core i5 de seis núcleos a 3 GHz y 8 GB de memoria RAM. Su precio es de 1.249 €.

Pero su potencial gráfico, dependiendo del chip Intel UHD Graphics 630 que lleva en su interior, se nos antoja un tanto limitado para estas tareas, con el aliciente de que tendrás que adquirir el monitor por separado.

El mejor Mac para diseñadores gráficos

El mejor Mac para diseñadores el área de impresión es el modelo iMac 5K de 27 pulgadas. Sin duda alguna, los proyectos de impresión tienden a requerir de grandes áreas de visualización y trabajo con grandes lienzos sobre los que se lleva a cabo el diseño.

Si estás trabajando en proyectos de revistas y deseas poder tener una visión ampliada de la doble página (simulando lo que es el tamaño real), querrás contar con una pantalla grande que vaya más allá de lo que te ofrece el MacBook de 13 pulgadas.

Aquí el iMac de 27 pulgadas con pantalla Retina 5K es una de las mejores opciones, ofreciendo una resolución de pantalla de hasta 5.120 x 2.880 píxeles. Algunos diseñadores aún pueden sentirse incómodos por la pantalla brillante, pero los iMac modernos han mejorado estos acabados, ofreciendo la posibilidad de calibrarlos.

Cualquiera de los modelos existentes te permitirá hacer mejor tu trabajo, especialmente desde que recibieron la actualización de sus configuraciones a inicios de año con chips Intel de octava generación y nuevos gráficos Radeon Pro.

Puedes optar por personalizar la configuración, pero el modelo Core i5 de seis núcleos y octava generación con precio de 2.099 € resulta aceptable. Tan solo podrías considerar el cambio de la unidad Fusion por una de tipo SSD. La RAM podrás actualizarla con posterioridad.

 El mejor Mac para diseñadores web

Si comenzamos por comentar los aspectos de la pantalla, cabe destacar que a pesar de que el área de visión vuelve a ser un factor importante, en este entorno de diseñadores priman antes otros factores como pueda ser la movilidad y el poder abordar un trabajo en cualquier instante y lugar.

Aquí, un MacBook Air con configuración de 2018 podría ser suficiente para las tareas de diseño web, pero si tienes algo más de presupuesto, elige el MacBook Pro. Las pantallas Retina de alta resolución te darán una mejor perspectiva del proyecto.

Ambos equipos son ligeros y admite una pantalla 5K o dos pantallas 4K adicionales si deseas añadirle alguna. En cuanto a pesos, el MacBook Pro de 13 pulgadas pesa 1,37 kg, mientras que el MacBook Air de 2018 se queda en los 1,25 kg.

El punto más determinante aquí es que el MacBook Pro es un equipo caro. El modelo de 13 pulgadas y 256 GB con Touch Bar cuesta 1.999 €. Pero si optas por ampliar su memoria RAM hasta los 16 GB te supondrá un coste extra de 240 € adicionales.

 El mejor Mac para el diseñador de interfaz

El mejor Mac para diseñadores de interfaz es de nuevo el iMac de 27 pulgadas y 5K.

Dentro de los cometidos asociados a un diseñador de interfaz es posible que tenga que abarcar al diseño web así como el de programas y aplicaciones de diferentes dispositivos y plataformas. Muchos diseñadores crean interfaz para aplicaciones de iPad, iPhone o Android, junto con contenido para televisores inteligentes y videojuegos de consolas.

Así, el Mac ideal aquí te daría un rango de proporción 1:1 de lo que se está diseñando a tamaño completo. La pantalla 5K del iMac de 27 pulgadas otorga una resolución de 5.120 x 2.880 píxeles permitiendo comprimir una interfaz del iPad Pro en vertical (2.048 x 2.736).

Una alternativa algo más económica sería el imac 4K de 21,5 pulgadas con precio desde 1.499 € para el modelo con resolución de 4.096 x 2.304 píxeles, suficiente para desarrollar apps y emular una pantalla de iPad Air en cualquier orientación, o de un iPad Pro de 12,9 pulgadas en horizontal.

 El mejor Mac para diseño 3D

El mejor Mac para diseñadores de contenidos 3D es el iMac Pro.

Sí, somos conscientes que estamos hablando de la configuración de ordenador Mac más cara. De hecho, el modelo más económico sin extras adicionales, ya presenta un precio 5.499 € en base al uso de procesador Intel Xeon de 8 núcleos a 3,2 GHz de velocidad.

Si dispones de un presupuesto superior, puedes elevar el número de núcleos hasta los 18 para alcanzar con Turbo Boost velocidades de hasta 4,3 GHz. También su memoria RAM puede ampliarse hasta los 256 GB de tipo DDR4 a 2.666 MHz. Con solo estas dos modificaciones el precio se eleva hasta los 14.619 €. 

 El mejor Mac para diseñadores con bajo presupuesto

El mejor Mac para diseñadores con poco presupuesto es el Mac Mini.

Siendo realistas, cualquier Mac moderno está capacitado para la mayoría de trabajos de diseño. Es solo que la utilización de máquinas menos potentes harán que los procesos tomen más tiempo y vayan más lentos.

La compra de cualquier Mac también es una gran inversión, pero si eres de los que está comenzando o estudiando algún curso de diseño, no deberías permitirte el lujo de gastar cantidades desorbitadas en una configuración a la que no sabes si sacarás el rendimiento.

La versión Mac mini de 2018 tiene un precio de 899 € con el aliciente de que estás adquiriendo un equipo bastante potentes. Además, posteriormente podrás agregar una pantalla de terceros de la marca Dell, LG o Samsung por un precio estimado de 200 €.

Accesorios

Existen demasiados accesorios para poder recomendar uno en exclusiva, en función del tipo de trabajo que vayas a desempeñar. Es por ello que te ofreceremos algunos consejos generales.

Ergonomía

Independientemente del Mac que compres, la ergonomía debe ser una de tus prioridades. Los diseñadores tienden a pasar horas y horas delante de su pantalla, y eso puede pasar factura a tu espalda, cuello o muñeca si no adoptas una posición de trabajo correcta.

Preocupate por contar con una buena silla y asegúrate de que tu vista se encuentra a una distancia ideal nunca inferior a los 40 cm con respecto a tu pantalla. Si usas un portátil MacBook, no te siente inclinado sobre él durante horas. Plantéate la compra de una pantalla adicional, un teclado y un ratón para aquellos momentos que trabajes en la oficina.

Pizarras, tablet y stylus

También deberías echar un vistazo a los dispositivos de entrada alternativos. La Magic Trackpad 2 de Apple está bien para llevar a cabo garabatos ocasionales, pero realmente debes plantearte la compra de un sistema de pizarra electrónica acompañada de lápiz digital.

Incluso las tablets Wacom más pequeñas, dirigidas al usuario final, están bien como punto de partida: las Wacom Intuos S serán lo suficientemente pequeñas como para usarlas junto con un teclado, y también pueden funcionar como un dispositivo señalador lo que te permitirá  "ajustar" el cursor a través de una pantalla grande.

Para los ilustradores, sin embargo, una tableta más grande aportará mayor beneficio en términos de precisión y capacidad de respuesta.

Echa un vistazo también a nuestro artículo sobre los mejores teclados para iPad Pro.