Hay muchos rumores en torno a los planes de Apple para los nuevos Macs que llegarán este año. Según varios informes, la compañía está buscando, por ejemplo, brindarle al MacBook Pro todas las herramientas y características que hemos estado demandando durante años. 

Entre las más sonadas destacan la del cargador tipo MagSafe, más puertos de conexión y, tal vez, incluso un lector de tarjetas SD, una opción de la que se le privó a la generación que hay en vigor y que tantas críticas recibió, especialmente por parte de fotógrafos y creativos.

Más sorprendente es la reciente afirmación de Bloomberg de que Apple ya está trabajando para ofrecer tanto 5G como Face ID en Mac, pero es poco probable que aparezca en una máquina que comercialmente llegue antes del año 2022.

Parece que Apple se ha debatido durante mucho tiempo sobre si el Mac debería tener un chip de datos móviles o no. Hace muchos años, se filtraron imágenes de un MacBook Pro más antiguo con una antena deslizante para conexión 3G como complemento al wifi y Ethernet. Sin embargo, este prototipo de equipo nunca se comercializó.

Quizás Apple todavía duda de que los datos móviles valgan la pena. Hasta ahora, cualquiera que quisiera navegar más allá del wifi con un MacBook ha tenido que recurrir a la conexión que le brinda su teléfono móvil, o bien al uso de un adaptador externo.

Desde Bloomberg piensan que Apple ya ha incorporado soporte subyacente para Face ID en el sistema operativo macOS, lo que hace que sea aún más sorprendente que el hardware compatible no esté disponible este año. Al fin y al cabo, parece un desarrollo natural.

Quizás la explicación sea muy sencilla. Face ID simplemente no encaja.

El proyector encargado de lanzar pequeños puntos de infrarrojos para leer la profundidad de tu rostro necesita una cierta cantidad de espacio, y un vistazo a un iPhone con Face ID muestra que es más grueso que la tapa de una MacBook. 

Este podría ser el cuello de botella con el que se encuentra Apple, el obstáculo de diseño que dificulta la instalación de Face ID en un portátil Mac.

Pero eso se aplica solo a los portátiles. ¿Qué sucede con los iMacs? Es cierto que se espera que el nuevo modelo de iMac tenga una pantalla más delgada este año, pero no será más delgada que un iPhone. Tiene que caber toda esta tecnología en su interior. 

Desde Bloomberg apuntan a que los nuevos Macs de este año estaban listos para obtener Face ID, pero que Apple pospuso esto para el futuro sin entrar en detalles sobre el motivo. Es posible que Apple esté esperando introducir Face ID en masa en todos los Macs. 

Tal vez la compañía quiera evitar tener que explicar por qué un iMac puede tener reconocimiento facial, mientras que un MacBook Pro que cuesta la misma cantidad de dinero tiene que conformarse con Touch ID.

Pero esperamos que Apple actúe de manera pragmática y no castigue al iMac solo porque el MacBook Pro no pueda adoptar Face ID en su marco. Si el iPhone puede tener Face ID, el iMac definitivamente también puede tenerlo.

Este será un gran año para el iMac, con un diseño completamente nuevo y renovado después de 17 años. Y en este punto, sería extraño ver el lanzamiento del iMac reinventado sin Face ID como método de inicio de sesión.

Para obtener más predicciones sobre los próximos meses, lee el artículo sobre qué podemos esperar del evento de Apple del mes de abril de 2021.