Apple ha presentado nuevos modelos actualizados del iMac, con especificaciones mejoradas y sin ningún cambio apreciable en la estética o el diseño. Esto es algo decepcionante, ya que muchos esperaban que el chasis de diez años fuera reemplazado por algo más adecuado para el 2020. De este modo, hay una clara sensación de que los diseñadores de Apple podrían estar perdiendo su encanto.

¿Clásico o básico?

Cuando Phil Schiller mostró la cubierta del nuevo iMac en 2012, el público pensó que el perfil fino del nuevo ordenador era algo maravilloso. 

Personalmente, pensé que no tenía mucho sentido, ya que el diseño ligeramente más grueso del iMac de 2009 (que se veía básicamente igual desde el frente) ya tenía un excelente diseño. 

Ahora teníamos esta versión esbelta que habría que tirar a la basura si algunos de los componentes principales fallaban unos años más tarde. Además, estoy seguro de que muy pocos usuarios encontraran alguna pega en que la parte de atrás de sus Macs fuera ligeramente más gruesa. 

Es decir,  más que un factor práctico, el que Apple decidiera afinar su iMac tenía que ver más con la estética. Y bien, durante la mayor parte de la década pasada, fue todo un éxito. 

Así que Apple mantiene su prácticamente mismo diseño durante años. "¡Es un clásico!", dirán algunos, y no les falta razón. Al fin y al cabo, estamos de acuerdo en que el iMac es sin duda un dispositivo bonito. 

Sin embargo, durante estos años, otros fabricantes luchan por innovarse cada día, ofreciendo diseños distintos, originales e innovadores. Ejemplo de esto es Microsoft (no, no estoy de broma). 

Cuando los mejores de Seattle introdujeron el Surface Studio en diciembre de 2016, llegaron como un soplo de aire fresco. Aquí había una magnífica pantalla que podía inclinarse desde la posición estándar hasta una parecida a la mesa de un dibujante, haciendo que la pequeña acción de inclinación de la iMac pareciera cómica en comparación.

También venía con una pantalla táctil (¡imagínate!) y el Surface Dial, un elegante accesorio que se detectaba automáticamente cuando se colocaba en la pantalla, ofreciendo instantáneamente el control de la era espacial sobre el contenido de la pantalla.

Además, era totalmente compatible con el Surface Pen de Microsoft. Era un PC, una tablet, una estación de trabajo, todo envuelto en un paquete completamente moderno.

Esto nos llevó a los fans de Apple a esperar ansiosamente la llegada de una Mac que tomara estas ideas y de alguna manera añadiera la magia clásica por la que la compañía es famosa. 

Un poco más tarde llegó Surface Studio 2. Y sí, el iMac se puso manos a la obra, un procesador mejorado, más almacenamiento, pero mientras tanto, el diseño seguía envejeciendo. 

Apple introdujo el iMac Pro, con una encantadora decoración en gris espacial, pero el diseño siguió siendo tan austero e inflexible como siempre. Siendo sincero, incluso hacer este esquema de colores disponible en el iMac 2020 estándar habría sido una mejora, pero Apple también perdió esa oportunidad.

La parte preocupante es que este enfoque está empezando a ser un patrón para Apple. El iPad mini 5 es prácticamente idéntico a, bueno, todos los mini iPad que lo han precedido hasta 2012, mientras que el iPhone SE tiene un diseño que apareció por primera vez en 2015, a pesar de algunos cambios sutiles.

Puedes señalar que esto muestra una frugalidad por parte de Apple, usando partes que ya han sido probadas y cuyos procesos de fabricación deberían haber bajado de precio con el tiempo.

¿Pero por qué entonces el iMac sigue teniendo un precio muy alto, lo cual es aún más irritante por el hecho de que sólo en los últimos meses hemos visto la introducción de los SSD en los modelos base?

Piensa en cómo se vería si Google o Microsoft continuaran golpeando la misma máquina año tras año, sin apenas ninguna innovación en la carcasa y la estética. El hecho de que Apple haga tanto de su pasión por el diseño y la atención a los detalles sólo añade a la naturaleza deslumbrante de la iMac que nunca cambia.

Todo se trata del Apple Silicon 

Una esperanza está segura de estar en los próximos modelos de Apple Silicon que cuentan con procesadores propios de Apple. En el evento WWDC 2020, la compañía anunció que la línea de Mac pasaría a los chips hechos a medida, comenzando con algunos nuevos MacBooks a finales de 2020.

Esto podría indicar que Apple ha rediseñado completamente los iMacs listos para salir una vez que los procesadores estén disponibles.

Tendría sentido comercial que Apple retuviera las máquinas renovadas para coincidir con el lanzamiento de Apple Silicon. No sólo sería un poderoso incentivo para que los clientes compren las computadoras de escritorio, sino que también dejaría en claro que se trata de una nueva generación, dejando atrás el cansado diseño y marcando el comienzo del futuro de la gama iMac.

Ya hemos visto indicios de nuevas iMacs que han sido desenterradas en código para el iOS 14, así que tal vez los leales a Apple no tendrán que languidecer a la sombra del Surface Studio por mucho más tiempo.

Parafraseando a Sir Alex Ferguson dando una charla de equipo de medio tiempo a su equipo del Man United que estaba perdiendo contra el Tottenham, "¡Chicos, es Microsoft!".