¿Qué iMac debo comprar?

Apple vende en la actualidad seis modelos iMac diferentes (3 de 21,5 pulgadas y otros 3 de 27 pulgadas) con sus correspondientes variaciones de configuración, con lo que no resulta extraño el hecho de que a la hora de comprarse un equipo nuevo, muchos se pregunten ¿Qué iMac debo comprar?

Con el fin de facilitarte la labor, comparamos todos los modelos de 21,5 y 27 pulgadas para ayudarte a decidir cuál te conviene en función del uso que vayas a realizar del mismo. La diferencia de tamaño de pantalla no lo es todo y aquí profundizamos en todos los aspectos a tener en cuenta.

¿Qué tamaño de pantalla me conviene?

Si estás pensando en adquirir un equipo iMac, pero resulta que tu presupuesto anda un poco ajustado, hasta el punto de que ronda los poco más de 1.000 €, te recomendamos que eches un vistazo a las ofertas de equipos reacondicionados de la tienda de Apple.

Son sistemas que la compañía pone a la venta con plenas garantías de funcionamiento, para los que de hecho, concede un período de garantía especial. En ocasiones, el ahorro puede superar los 300 €, algo a considerar. Las ofertas varían día a día. 

Y es que el modelo de iMac más básico, el iMac de 21,5 pulgadas, presenta un precio de partida de 1.299 €, muy por encima de los 929 € por los que puedes adquirir el Mac mini más barato, eso sí, sin pantalla y periféricos que lo acompañen.

Si por tu tipo de trabajo, prefieres optar por un tamaño de pantalla superior, debes saber que el iMac de 27 pulgadas presenta un precio base  de 2.099 € en el caso del modelo de entrada más barato. 

¿Debo comprar el iMac más barato?

Como sucede en todos los ámbitos y sectores, el precio del dispositivo aumenta a medida que las especificaciones de sus componentes son superiores. Dicho esto, ¿te comprarías el iMac más barato ofertado por Apple?.

Tenemos algunas razones por las que te quitamos la idea de tomar esta decisión. En primer lugar, debes saber que la familia iMac de 21,5 pulgadas está formada por tres modelos, de los cuales, dos tienen pantalla Retina 4K, mientras que el de precio de entrada se queda sin ella.

La pantalla Retina de un iMac garantiza que podamos manejar resoluciones de tipo 4K. Aunque sí dispondrás de retroiluminación LED para representar millones de colores, su resolución se queda en los 1920 x 1080 píxeles. 

El resto de modelos, tanto los de 21,5 pulgadas, como los otros tres modelos de 27 pulgadas, implementan pantalla Retina para manejar valores de 4096 x 2304 píxeles. En el caso de los modelos de 27 pulgadas, se corresponde con un valor Retina 5K de resolución de 5120 x 2880 píxeles con True Tone. 

Esto se traduce en que los contenidos presentarán más detalles, especialmente las fotos y los vídeos. Teniendo en cuenta estos precedentes, y dado que el resto de productos de Apple, como los iPhone y los iPad, ya cumplen con Retina, nuestra recomendación es pagar la diferencia de precio.

Descartado el iMac de 21,5 pulgadas de nivel de entrada, también dejamos atrás al chip de doble núcleo Intel Core i5 de 2,3 GHz de velocidad, para optar por el más inmediato Core i3 de cuatro núcleos a 3,6 GHz de velocidad.

Con estas mejoras, y por apenas 200 € más de diferencia, te puedes llevar el iMac de 21,5 pulgadas con pantalla Retina, con 8 GB de RAM y 1 TB de disco duro de almacenamiento, a un precio final de 1499 €.

Descatalogados han quedado los modelos con almacenamiento Fusion Drive como estándar, de manera que ahora todos ellos incorporan almacenamiento SSD. También te recomendamos ampliar la RAM hasta los 16 GB lo que supone un incremento de precio de 250 €.

¿Qué sucede con el rendimiento gráfico de los iMac de 21,5 pulgadas?

Este es otro punto por el que definitivamente descartamos la recomendación del modelo de entrada de gama. Es el único que solo integra gráfica integrada del tipo Intel Iris HD 640. Los otros modelos superiores, ofrecen gráficas dedicadas Radeon Pro 555 y Radeon Pro 560.

Como veremos más adelante, las gráficas Radeon de los iMac de 27 pulgadas mejoran en prestaciones, pero tampoco dejan muy atrás a las mencionadas. Las del iMac de 21,5 pulgadas cuentan con 2 GB de memoria gráfica GDDR5 dedicada, mientras que los iMac grandes tienen 4 y 8 GB.

¿Qué ocurre con las ampliaciones?

Para aquellos usuarios que habitualmente se hayan movido en terreno de ordenador PC, decirles que el hecho de contar con un equipo de escritorio no implica que vayas a poder llevar a cabo ampliaciones de componentes por tu cuenta.

De esta forma, siempre que compres un nuevo Mac, debes hacerlo pensando en el futuro. El lector habitual de Macworld sabe que nuestra recomendación siempre pasa por optar por la mayor cantidad de memoria RAM y el procesador más rápido que puedas permitirte.

Luego están las funciones que vayas a desempeñar con él. Si tus tareas serán principalmente la gestión del correo, la navegación web, y el uso de las aplicaciones ofimáticas, podrías manejarte con el modelo iMac de 21,5 pulgadas con pantalla Retina de 1.499 €.

Pero si vas a dedicar gran parte de tu tiempo a editar imágenes y vídeos, visualizar contenidos en streaming y ejecutar algunos juegos, el procesador superior y una tarjeta gráfica dedicada marcará sin duda una gran diferencia.

En el caso de que los juegos hagan un uso intensivo de los gráficos, o manejes fotografías y vídeos de gran tamaño, estos son argumentos suficientes como para pagar el extra de otros 200 € más para adquirir el iMac de 21,5 pulgadas con procesador de octava generación y seis núcleos a 3 GHz.

¿iMac de 21,5 pulgadas, o iMac de 27 pulgadas?

Tras la actualización llevada a cabo este mismo año por Apple en la gama de iMac de 27 pulgadas, encontramos una gran diferencia de rendimiento entre los iMac de 21,5 pulgadas, y los de tamaño de pantalla superior, lo que evidentemente también se traduce en precio.

De entrada, todos los de 27 pulgadas ahora tienen procesadores Core i5 o i7 de décima generación, frente a los iMac de 21,5 pulgadas que mantienen los de octava e incluso séptima generación (el de nivel de entrada). 

Sorprendentemente, Apple ha optado por mantener la posibilidad de adquirirlo con memoria RAM de 8 GB DDR4 de capacidad, aunque es algo que recomendamos ampliar a 16 GB si tu presupuesto te lo permite. 

Dentro de que ambas pantallas son modelos Retina, la resolución máxima permitida por el iMac de 21,5 pulgadas es 4K con 4096 x 2304 píxeles. Por su parte, el modelo de 27 pulgadas dispone de resolución 5K al manejar 5120 x 2880 píxeles.

Aunque podamos resultar algo repetitivos, la diferencia de precio queda justificada si eres de los que trabaja diariamente con tratamiento y retoque fotográfico o edición de vídeo. Agradecerás el hecho de usar programas como Premiere en una pantalla con mayor área y superficie de visualización.

Existen usuarios que optan por utilizar una segunda pantalla de forma adicional. En estos casos, podrías plantearte en adquirir el iMac de 21,5 pulgadas y acompañarla con otra secundaria. Es habitual entre los usuarios que trabajan con muchas ventanas abiertas a la vez.

Puedes encontrar en el mercado pantallas que no alcanzan la resolución 5K por debajo de los 300 €. Sin embargo, si necesitas pantallas con esta resolución, el iMac de 27 pulgadas vuelve a ser la mejor elección, pues apenas invertirías 400 € más por un mejor equipo. 

El iMac de 27 pulgadas más económico es el modelo de entrada cuyo precio alcanza los 2.099 €. A este modelo, tan solo le incrementaríamos la RAM hasta los 16 GB, algo que supondría 250 € extra de valor. Si trabajas con conexión de cable Ethernet, puedes optar por elegir Gigabit Ethernet quedando el precio final en 2.474 €.

¿Qué alternativas hay frente al iMac de 27 pulgadas?

Si miramos a la competencia, el ordenador que más se acerca al iMac de 27 pulgadas es la Surface Studio de Microsoft con su pantalla de 28 pulgadas. De hecho, la versión Surface Studio 2 ya se comercializa en España a un precio recomendado de 4.149 €.

Sin embargo, hay diferencias palpables entre ambos equipos. La Surface Studio disponen todavía de procesadores Intel Core i7 de séptima generación, mientras que los iMac de Apple de 27 pulgadas se han actualizado a los de décima generación. 

Microsoft también permite elevar la cantidad de memoria RAM hasta los 32 GB, mientras que los iMac de Apple ya ofrecen la posibilidad de elevar la cifra hasta los 128 GB. De esta forma, vemos como la actualización de los iMac de 27 pulgadas de este año ha sido todo un acierto para los equipos de Apple. 

Donde gana terreno la Surface de Microsoft frente a los iMac de Apple radica en que la pantalla de la Surface Studio es táctil y puede reclinarse hasta quedar en posición horizontal con respecto a la mesa de escritorio, facilitando la escritura con el lápiz digital.

En este sentido, reconocemos que a nivel de creatividad, Microsoft ha dado un paso de gigante, añadiendo además el accesorio Surface Dial con el que es posible crear contenidos de una forma más natural e inmersiva con el equipo.

Echa un vistazo a este reportaje de la publicación PCWorld donde se comparan todos los modelos Surface de Microsoft. También te recomendamos el artículo de el mejor Mac para editar vídeo donde analizamos los pros y contras de cada ordenador de Apple.