Existen muchas opciones al alcance de quienes quieran ejecutar programas Windows en un Mac o MacBook. En este artículo, recopilamos las mejores máquinas virtuales que te permitirán instalar el sistema operativo de Microsoft en tu ordenador Apple.

Aunque a menudo Apple se empeña a que sus usuarios utilicen software creado por ellos, lo cierto es que la compañía parece haber reconocido por fin que Microsoft lo hace algo mejor en cuanto a programas y aplicaciones pensadas para el mundo corporativo.

Es el caso, por ejemplo, de la base de datos Microsoft Office Access, que solo puede disfrutarse en macOS si se instala primero Windows. También ocurre con algunos videojuegos que, por desgracia, solo están disponibles para PC.

¿Qué es Boot Camp?

La solución que ofrece Apple para estos problemas de compatibilidad con ciertos programas es Boot Camp, que podrás usar mediante la app ‘Asistente Boot Camp’, a la que podrás acceder desde la carpeta ‘Utilidades’ dentro de la carpeta ‘Aplicaciones’.

Este asistente reserva una porción del disco duro interno de tu Mac para que puedas instalar Windows dentro de macOS. Cuando enciendas el Mac, lo tendrás tan fácil como escoger con qué sistema operativo quieres que se inicie.

Es la mejor solución para ejecutar videojuegos o aplicaciones exigentes de Windows, ya que Boot Camp permite que se pueda utilizar el sistema operativo con toda la potencia y la memoria que incluye tu ordenador Apple.

Eso sí, Boot Camp también tiene algunos inconvenientes. Por un lado, algunos modelos de iMac no te dejarán actualizar a la última versión de macOS, macOS Mojave, si tienes instalado Boot Camp en tu ordenador.

Por otro lado, los ordenadores de Apple no son compatibles con versiones antiguas de Windows, por lo que te verás obligada a ejecutar Windows 10. Para instalar Windows 7 o Windows 8, tendrás que tener macOS High Sierra.

Además, necesitarás tener mucha memoria de almacenamiento y capacidad en tu Mac. Debes tener en cuenta que un mismo ordenador deberá ejecutar dos sistemas operativos completos a la vez, por lo que es más que probable que notes su ralentizamiento.

En cualquier caso, debes tener en cuenta que, de apostar por instalar Windows con Boot Camp, no tendrás acceso a macOS cuando estés utilizando Windows. Los archivos y programas guardados en el primero no serán accesibles desde el segundo y viceversa.

¿Qué es la virtualización?

Los programas de esta lista te permiten crear una máquina virtual en tu Mac en la que podrás instalar primero Windows y después descargar aquellas aplicaciones que quieras compatibles con este sistema operativo.

Alternativamente, existe otra opción llamada “virtualización”, que te permite ejecutar Windows y aplicaciones para Windows desde macOS directamente. Eso significa que puedes ejecutar ambos sistemas operativos a la vez.

Por lo tanto, con la virtualización tienes la opción de utilizar apps para macOS y apps para Windows al mismo tiempo, algo que puede resultarte más cómodo que Boot Camp, ya que no tendrás que ir cambiando de sistema operativo cada vez.

Recomendamos usar esta técnica cuando quieran ejecutarse programas de productividad y negocio, eso es, aplicaciones que no necesiten mucha potencia. Es el caso de la suite de Microsoft Office y otras apps de bases de datos y procesamiento de texto.

Comparativa: ¿Cuál es la mejor máquina virtual para Mac?

1. Parallels Desktop 14 para Mac

Parallels Desktop 14 para Mac

La última versión de Parallels Desktop, la compañía líder del sector, llegó coincidiendo con el lanzamiento de macOS Mojave. Parallels Desktop te permite ejecutar Windows dentro de macOS y puedes trabajar en él desde una ventana flotante o con la pantalla completa.

Además de poder instalar Windows, también podrás ejecutar varias versiones de Linux e incluso crear máquinas virtuales que utilizan macOS. Esto último te servirá, por ejemplo, utilizar varias versiones de macOS al mismo tiempo.

El rendimiento al usar la máquina virtual de Windows es muy bueno. La versión 14 es mucho más rápida a la hora de abrir apps y también es compatible con un mayor número de aplicaciones de diseño.

Es cierto, eso sí, que Parallels Desktop no es quizás tu mejor opción para jugar a los últimos videojuegos 3D -para esto es mejor Boot Camp-, pero destaca positivamente que puedas aprovechar siempre las nuevas actualizaciones del software.

2. VMware Fusion 11

VMware Fusion 11

Tras un par de años muy discretos para VMware, la versión Fusion 11 es más potente que nunca y ya es compatible con macOS Mojave. Como con Parallels Desktop, utiliza software para simular el hardware que encontramos en cualquier PC.

Nos gusta especialmente que puedas utilizar apps para Mac y para Windows al mismo tiempo. Esto es posible porque esta máquina virtual instala Windows en tu Mac como cualquier otra aplicación, sin necesidad de cambiar de sistema cada vez.

Fusion también te permite crear máquinas virtuales para ejecutar otras versiones de macOS en tu Mac o incluso algunas versiones de Linux. El software se aprovechará de la última tecnología en los últimos modelos de Mac para mejorar el rendimiento al usar Windows.

En cuanto a la interfaz, es cierto que la experiencia de usuario no es tan buena como con Parallels Desktop, pero la nueva versión tiene un menú que sí permite gestionar tus máquinas virtuales de forma más rápida y sencilla.

3. Boot Camp de Apple

Boot Camp de Apple

A diferencia del software de virtualización que incluimos en este artículo, Boot Camp no permite utilizar apps para Windows y macOS al mismo tiempo. Con esta herramienta instalada, podrás ejecutar uno u otro sistema operativo por separado, nunca a la vez.

Al ejecutar el Asistente Boot Camp, se crearán dos particiones en el disco duro o la unidad de estado sólido de tu Mac. Estas particiones pueden variar en tamaño, pero en cualquier caso debes tener en cuenta que una será para macOS y la otra para Windows.

Esta es la mejor opción para disfrutar de Windows al completo utilizando toda la potencia que tiene por ofrecer tu Mac, especialmente si quieren ejecutarse programas muy exigentes y videojuegos 3D.

Como se ha dicho al principio, la versión de Boot Camp 6.1 solo puede usarse para instalar Windows 7, Windows 8.1 o Windows 10. Ahora bien, no todos los Macs funcionarán bien con estas tres versiones, así que deberás asegurarte de la compatibilidad primero.

3. VirtualBox 5.2

VirtualBox 5.2

VirtualBox es un programa abierto de virtualización disponible en Oracle que está más pensado para un ambiente corporativo que para el uso personal. Eso sí, solo es gratuito si se utiliza en un contexto privado o educacional.

Este software te permite crear una máquina virtual que te permitirá utilizar Windows y apps para Windows dentro del propio macOS. También están disponibles las versiones para Linux y windows, por lo que puedes también convertir estos en máquinas virtuales.

La gran desventaja de un software abierto de este tipo es que no es tan refinado ni sofisticado como otros de esta lista como Parallels o Fusion. La versión 5.2 es algo más sencilla que anteriores, pero sigue utilizando un lenguaje muy técnico.

Además, al tratarse de un programa gratuito, no tendrás a tu alcance soporte técnico. Deberás echar mano del foro y consultar tus dudas con otros usuarios. VirtualBox está pensado para empresas que tengan su propio departamento informático.

4. Wine 2.0

Wine 2.0

Además de las máquinas virtuales y la virtualización, tienes otra opción para poder usar Windows en un Mac. Wine te permitirá utilizar apps de Windows sin que tengas que instalar el sistema operativo de Microsoft en tu ordenador Apple.

Es un programa abierto que podrás descargar de forma gratuita. Para funcionar, Wine traducirá las APIs -las interfaces de programación de aplicaciones- para que las apps para Windows puedan dirigirse directamente a macOS sin intermediación de Windows.

Además, no necesitarás memoria ni potencia extra, por lo que quizás notes que el rendimiento de tu Mac es mejor usando Wine y no una máquina virtual. El gran pero es que puede resultar algo confuso para principiantes.

CrossOver es una opción alternativa algo más sencilla de utilizar -aunque algo complicada al principio- que puedes probar durante 14 días de forma gratuita para comprobar si ofrece suficiente compatibilidad con los programas y juegos Windows que quieres usar.