Tras los rumores que se circulaban a principios de mes, se ha confirmado oficialmente la adquisición por parte de Apple de la start-up Drive.ai, especializada en la conducción autónoma y que hace dos años fue valorada en 200 millones de dólares.

La compañía de conducción autónoma llevaba meses buscando un comprador, como mínimo desde el pasado mes de febrero. Inició negociaciones con varias empresas pero finalmente fue Apple quien se hizo con ella, aunque se desconoce por qué precio.

Así lo ha informado Axios tras hablar con los de Cupertino. También según esta publicación, Drive.ai dejará de operar en las próximas dos semanas. Será entonces cuando Apple tome el mando de la compañía estadounidense.

Ante el anuncio de su cierre, Drive.ai despidió a 90 empleados en California, pero contrató a otros más en Texas. Se cree que Apple habría contratado varios ingenieros de hardware y software de la empresa, que se unirán a otras contrataciones de Waymo y Tesla.

Apple y la industria de la conducción autónoma

Estas informaciones llegan dos años después de que el director ejecutivo de Apple, Tim Cook, anunciara la intención de la compañía de entrar en la industria de la conducción autónoma produciendo su propio sistema.

Después de que Drive.ai liderara el sector de los coches autoconducidos en Texas, ahora la empresa de la manzana deberá aprovechar los conocimientos de los responsables de Drive.ai para su propio beneficio.

Apple ha comprado también los coches fabricados por Drive.ai, unos Nissan NV200 modificados con 10 cámaras, 4 lidars y un sistema de radar. Sin embargo, lo que más le interesa es el software desarrollado por la empresa emergente.

Todo ello hace pensar que el proyecto iCar podría estar cada vez más cerca. Cuando Apple quitó 190 de sus empleados de su equipo de conducción autónoma, todo hacía presagiar que no se iba por el buen camino, pero la adquisición de Drive.ai puede cambiarlo todo.