Apple siempre ha cuidado con esmero el diseño de sus dispositivos y el hecho de que ofrezcan resistencia y durabilidad en el uso de materiales ante el paso del tiempo. Sin embargo, con el mayor tamaño de las pantallas de los nuevos iPhone 6, que ahora escalan hasta las 5,5 pulgadas, se hace necesario proteger los terminales con medidas adicionales ante posibles caídas, dado que la pantalla se vuelve más vulnerable.

Desde Corning ya han anunciado la mayor resistencia a golpes que va a ofrecer su tecnología de paneles Gorilla Glass, diseñada para prevenir que las pantallas puedan agrietarse o romperse ante fuertes impactos. Apple, por su parte, está trabajando en nuevos sistemas que puedan garantizar una resistencia extra para sus dispositivos, ahora que también podría ser presentado el año que viene la nueva tableta iPad con pantalla de 12 pulgadas.

Es por ello que acaba de registrar una nueva patente que consta de un mecanismo de protección para dispositivos electrónicos. Se basa en un sensor de movimiento que detectaría cuando el teléfono o tableta se encuentra en modo de caída libre debido a una aceleración brusca, para de este modo, activarse y modificar el centro de gravedad para proteger las partes más sensible del dispositivo, como puedan ser la pantalla o la cámara.

Aunque no se han desvelado muchos detalles al respecto, el mecanismo podría producir una fuerza adicional en múltiples direcciones con el fin de reorientar al dispositivo y hacer que durante la caída, éste adquiera otra posición para protegerse el mismo.

Parece ser que la patente también cubre un mecanismo de agarre en el conector de audio que lo refuerza alrededor de los auriculares para frenar la caída.