Apple ha actualizado su lenguaje de programación Swift, prometiendo a los desarrolladores una mayor estabilidad, rendimiento y algunas nuevas características muy útiles. 

Swift fue desarrollado por Apple el pasado año como sucesor de Objective-C, y puede ser utilizado por el grupo de desarrolladores de aplicaciones para las diferentes plataformas, ya sea los iPhone, iPad, así como los portátiles MacBook Pro y los iMac o equipos de sobremesa. Swift llegó al ecosistema para facilitar el uso y adopción de lenguajes populares como Python y JavaScript, a la vez que permite mantener la velocidad y flexibilidad de los lenguajes compilados. 

El pasado 9 de febrero, Apple anunciaba en su blog la liberación de Swift 1.2 como parte de la beta Xcode 6.3 en la que se incluyen un número destacado de nuevas características y cambios. Con Incremental Builds, los archivos de origen que no han sido modificados ya no serán recompilados por defecto, lo que mejora significativamente los tiempos para acabar un proyecto. Los grandes cambios estructurales en el código pueden requerir de varios archivps para su reconstrucción. 

Además, los ejecutables son ahora mucho más rápidos. Los binarios producen código de depuración que se ejecuta mucho más rápido. También el compilador dispone de una herramienta de diagnóstico mejorada, con mensajes de error y Fix-it que hace que la escritura de código sea mucho más fácil. Por último, las mejoras de estabilidad son un factor clave, con un compilador que corrige fallos y que emite menos advertencias por parte del editor Xcode del código fuente.