De acuerdo a unas informaciones aparecidas recientemente en la publicación digital asiática Macotakara,el próximo teléfono móvil de Apple vendrá con carga inalámbrica inductiva, en lugar de larga distancia como se había venido barajando hasta ahora.

Y en esta ocasión, parece que se trata de algo más que de rumores porque lo que es cierto es que Apple se acaba de unir al Wireless Power Consortium, organización encargada del desarrollo del estándar de carga inalámbrica Qi.

Gracias a la carga inductiva sería posible cargar el iPhone 8 de manera parecida a como se carga el Apple Watch, por medio de un campo electromagnético que es aprovechado por el dispositivo receptor. El teléfono no estaría conectado a la base a través de ningún cable, aunque ésta sí estaría enchufada a la corriente eléctrica. Asimismo, no podrías usar el móvil mientras estuviera recibiendo la carga.

Lo cierto es que esta posibilidad de carga inductiva sería algo opcional, ya que Apple no incluiría el cargador inalámbrico de serie en los nuevos dispositivos. Éste vendría como un accesorio aparte, de la misma forma que ya lo han hecho otros fabricantes que también ofrecen esta posibilidad para sus dispositivos.

La pregunta es: si finalmente se cumplen las predicciones y el iPhone 8 apuesta por la carga inalámbrica, ¿supondría el despegue definitivo para esta tecnología?