No existe información de cómo el FBI ha conseguido acceder a la información del terminal perteneciente a uno de los tiradores de San Bernardino. Lo que sí sabemos es que lo han conseguido mediante la ayuda de una persona ajena a Apple, que por el momento quiere mantenerse en el anonimato y que les mostró varias maneras para poder crackear la seguridad del iPhone sin dañar la información que contenía.

El FBI ha declarado a algunos medios que no se dará más información del caso ni por supuesto se publicará el contenido del iPhone 5C, tampoco hicieron comentarios acerca de si seguirán solicitando ayuda a la de Cupertino, ni sobre las otras causas abiertas contra Apple por este mismo motivo, el desbloqueo de diversos terminales.

Este caso se cierra siendo uno de los más importantes en cuanto a privacidad de los últimos años. Esta causa ha unido a decenas de personas, empresas tecnológicas e instituciones a favor de Apple y aún más, a favor de la privacidad de los usuarios en todo el mundo.

Ahora el desbloqueo del terminal por parte del FBI pone en tela de juicio el trato que los gobiernos pueden hacer de nuestros datos.

En la Keynote de Apple que tuvo lugar el pasado 21 de marzo, Tim Cook decía lo siguiente:

“Nosotros creamos el iPhone para ustedes, los usuarios y  sabemos que se trata de un dispositivo muy personal.  Hace aproximadamente un mes, decidimos involucrarnos en una discusión, en la que nos toca decidir, como nación, cuanto poder debe tener el gobierno para acceder a nuestros datos y nuestra privacidad.”

“Nunca pensamos encontrarnos en esta posición, en desacuerdo con nuestro propio gobierno, pero creemos firmemente que tenemos una gran responsabilidad para proteger sus datos y su privacidad. Se lo debemos a nuestros clientes y se lo debemos a nuestro país, y no vamos a hacernos pequeños ante el tamaño de esta responsabilidad”.