Apple ha confirmado que seguirá ofreciendo compatibilidad para el estándar de conectividad Thunderbolt USBV-C de Intel en futuros ordenadores Mac, a pesar de haber anunciado recientemente que los nuevos Macs funcionarán con los propios chipsets de Apple.

En una declaración a The Verge, un portavoz de Apple dijo:

"Hace más de una década, Apple se asoció con Intel para diseñar y desarrollar Thunderbolt, y hoy en día nuestros clientes disfrutan de la velocidad y flexibilidad que aporta a cada Mac. Seguimos comprometidos con el futuro de Thunderbolt y lo apoyaremos en las Macs con silicona de Apple".

El comentario de Apple llega en el mismo momento en el que Intel acaba de revelar detalles sobre los últimos estándares de Thunderbolt 4. Está basado en el USB-4 y utiliza el puerto USB-C que utiliza el Thunderbolt 3 existente. Apple ha dicho que lanzará el primer Mac con arquitectura ARM este año, así que presumiblemente soportará Thunderbolt 3 o 4, o ambos.

La ventaja de Thunderbolt 4 será que los fabricantes tendrán que cumplir ciertos requisitos de hardware, como que los dispositivos tengan que soportar dos monitores 4K. Puede ser que sea un equipo más caro, pero Thunderbolt es preferible cuando está certificado como que va a funcionar.

Esta es una gran ventaja sobre el USB-C, que en realidad sólo garantiza que el cable se ajustará al puerto - hay tantos estándares que el puerto puede adoptar que a menudo es una situación de salvaje oeste cuando se trata de emparejar el hardware para su configuración.

Cuando Apple anunció su próximo paso a sus propios chips alimentados por ARM en una Mac a finales de año, no se ocupó de si Thunderbolt, un estándar de Intel, sería compatible. Esta confirmación es un paso positivo de la compañía, que habría molestado a muchos de sus fans de Mac si hubiera cortado los lazos con Thunderbolt. Habría inutilizado muchos accesorios caros en las nuevas máquinas.

Artículo orginal publicado en TechAdvisor UK.