Gilbert Amelio, quien fuera presidente de Apple desde febrero de 1996 hasta julio de 1997, ha criticado la situación actual a la que ha llegado Steve Jobs como CEO permanente de la compañía, y el comentado avión privado con el que el consejo de administración le ha obsequiado. Amelio considera en una entrevista con el semanario Business Week, que tanto el avión privado como los diez millones de stock options que Jobs ha recibido recientemente, son unas cantidades irreales y absurdas para cualquier compañía. En referencia a los 7 millones de dólares que el mismo Amelio recibió como liquidación por su dimisión en Apple, ha declarado que “él resultó muy barato a la compañía”.

Amelio va aún más lejos, y afirma que la estrategia que Apple está tomando ahora fue la estrategia que él mismo diseñó y estableció cuando entró en la compañía en 1996. Añade que Jobs es “un excelente hombre de márketing”, pero que él debería recibir algún reconocimiento por la situación que disfruta la compañía en estos momentos, de la que se siente en gran medida, responsable.

Después de abandonar Apple, Gil Amelio ha estado involucrado en numerosos negocios, aportando capital para la creación de varias empresas de tecnología y ha escrito un libro sobre su experiencia en Apple, titulado “En la línea de fuego: mis 500 días en Apple". Actualmente, planea lanzar un nuevo negocio enfocado en las telecomunicaciones.