Según la parte demandante, Apple y un empleado de la compañía llamado Dan Riccio negaron a un empleado afroamericano la posibilidad de promoción interna y adquirir “stock options” de la compañía. El demandante también denuncia un aislamiento laboral respecto a sus compañeros de trabajo.

El demandante fue ingeniero de producto de Apple desde noviembre de 1998 hasta julio de 2001. Según ha reconocido su abogado, Waukeen Q. McCoy, durante este tiempo su cliente no generó ningún tipo de problema disciplinario e incluso los resultados de su trabajo estuvieron por encima de las expectativas, llegando a viajar a Tokio y Houston.

El problema, tal y como ha relatado McCoy, surgió cuando éste llevó a un amigo al campus de Apple. A partir de este momento, este empleado fue suspendido y pocas semanas más tarde despedido. La demanda también asegura que el demandante fue incluso apartado físicamente del área de trabajo de sus compañeros confinándolo en un espacio aparte.

McCoy asegura como durante ese tiempo otros miembros del mismo departamento del demandante, incluido Dan Riccio, también llevaron a las oficinas a familiares y amigos.