Para casos como este, Apple ha anunciado el programa de compras de Apps para empresas, en el que se pueden adquirir programas en grandes volúmenes. Básicamente es una App Store para empresas, pero sirve también para que los desarrolladores puedan adaptar Apps para mercados específicos y también una forma de mejorar la penetración del iPad en las corporaciones.

La forma en que funciona, parte de un Apple ID que se crea para la empresa y que debe estar ligado a una tarjeta corporativa. Con esa cuenta se pueden hacer las compras y Apple envía después una lista de códigos a la empresa que puede repartir entre los empleados mandándolos por e-mail o como desee.