El ayuntamiento de Cupertino ha dado su aprobación final para permitir que la construcción del nuevo Campus de Apple pueda llevarse a cabo. Finalmente ha habido acuerdo con lo que acontecía en torno a los impuestos. Hasta ahora, la ciudad de Cupertino devolvía el 50 por ciento de los impuestos que recibía de Apple por las ventas de equipos. Con la implantación de la nueva sede de la empresa, el ayuntamiento solo devolverá el 35 por ciento de dichas tasas.

Parece que se trata de un acuerdo firmado para los siguientes 20 años. La sede quedará emplazada en una zona donde actualmente existen oficinas de HP, con lo que se añade la necesidad de demoler ciertos edificios de dicha compañía.

De este modo, uno de los sueños de Steve Jobs de construir la nueva sede de Apple estaría más cerca de cumplirse, un nuevo campus que Jobs denominó en su momento como la “nave espacial”.

Desde Apple barajan como fecha de inauguración a lo largo del año 2016, a pesar del retraso en las fases de su construcción. Apple pretende concentrar en este campus a gran parte de sus empleados, más de 14.000 según algunas estimaciones, los cuales ahora se encuentran repartidos por infinidad de oficinas. También se ha incrementado considerablemente el presupuesto inicial para su construcción hasta tal punto que podría haberse casi duplicado la cantidad inicial.