La Licencia de Usuario Final de Apple no permite que el Mac OS X se instale sobre un equipo distinto a los fabricados por la propia Apple.

Tal y como ha declarado un portavoz de Apple, "Nos lo tomamos muy en serio cuando pensamos que la gente ha robado nuestra propiedad intelectual".

No obstante, un empleado de Psystar identificado sólo como Robert declaró con anterioridad que los términos de Apple violan las leyes antimonopolio de los EE.UU., y que Apple imputa claramente unos sobreprecios sobre su hardware.

Sin embargo, Psystar deberá defender su postura en los tribunales norteamericanos, y seguramente pueda resultar difícil.

M. Kelly Tillery, abogada en Pepper Hamilton LLP en Filadelfia, ha declarado a Macworld EE.UU. "Si te licencio algo, y digamos que tú sólo puedes usarlo en cierto modo y no lo cumples, entonces es de hecho una infracción del copyright".

Tillery también ha indicado que no es infrecuente que una compañía se tome su tiempo antes de realizar una demanda de esta naturaleza, "antes de dirigirte a los tribunales, haces una investigación apropiada. Si no va a producir un daño considerable, entonces querrás tomarte tu tiempo para hacerlo correctamente".