En un artículo publicado en Invertia (www.invertia.com), Alicia Jiménez, directora de análisis de Self Trade, hace un balance de la situación actual de Apple en el mercado y su estrategia de negocio.

Para Jiménez, el año fiscal 2001 que está a punto de finalizar será un desastre; sin embargo, “la impresión es que las ventas irán al alza en el futuro”. A este dato, el reportaje añade la idea de que el valor de la compañía la hace muy atractiva para su compra, ya que “Apple capitaliza unos 5.500 millones de dólares tras las últimas caídas y tiene una caja neta de 4.000 millones de dólares”, por lo que su compra supondría “poner 1.500 millones de dólares sobre la mesa (la capitalización bursátil menos la caja neta)”.

Según la directora de análisis de Self Trade, Apple “necesita elevar sus ingresos para volver a tener márgenes positivos”. Así, y según valora el artículo, Apple está centrándose “en sus cuatro mercados tradicionales, sin buscar por el momento nuevos horizontes”, siendo estos el educativo, el creativo, el de pymes y el de consumo.

El futuro próximo

“Hasta marzo del próximo año habrá disgustos”, asegura Jiménez, quien también comenta en su artículo que si la recesión económica en Estados Unidos ha significado un duro golpe para Apple, tras los atentados terroristas los mercados de consumo y educación “sufrirán todavía más, puesto que se está barajando que la Administración Bush financie parcialmente el esfuerzo bélico recortando el presupuesto en Educación”.

Por último, el artículo de Invertia menciona el trabajo realizado por Apple con su nuevo sistema operativo, Mac OS X, y la apertura de sus tiendas. Sobre las aplicaciones, para Jiménez, “Apple confía que la nueva versión de Office pueda ayudar a reactivar sus ventas”. Por su parte, “La previsión de que la aventura de abrir tiendas sea rentable a partir del próximo trimestre no parece arriesgada”.

“No creo que a estos precios Apple sea una inversión arriesgada, si además diera beneficios, sería la inversión perfecta”, concluye Jiménez.