Según la publicación alemana Macwelt, Apple Europa planea algunos cambios en la organización de sus filiales europeas. Según estas informaciones, la sede de Apple Europa en París acumulará más responsabilidades, de forma que las filiales y los mercados de cada país estarán supervisadas más directamente desde París. En países pequeños como Suiza, pero con el volumen de negocio más grande del mundo en mercado Macintosh, estas operaciones comerciales estarán supervisadas directamente desde París. Fuentes internas de la propia Apple aseguran que en un futuro no existirá la figura del director de márketing regional, del director de productos ni del director de publicidad en las filiales europeas de Apple.

Al parecer, esta reestructuración ha sido bautizada como “La estrategia de los países Top 7”, que son Gran Bretaña, Francia, Italia, Suecia, Alemania, Suiza y Holanda. Estos siete países serán el “Equipo europeo líder”, y estará supeditado fuertemente a la sede de París, desde donde se dirigirán sus campañas de publicidad y las estrategias de márketing. De acuerdo a estas informaciones, los países que no forman parte de este grupo seguirán manteniendo cierto margen de decisión estratégico y comercial, y no estarán directamente controlados por Apple Europa.