Con el fin de añadir un nivel adicional de seguridad a las cuentas y a lo almacenado en la nube iCloud, Apple ha añadido dos factores nuevos a los procesos de autenticación. De esta forma, los pasos para iniciar un servicio no solo requieren de una simple contraseña, sino que además, podemos optar por añadir medidas adicionales de seguridad.

Apple ha tratado de hacer el proceso lo más sencillo posible, de manera que al introducir la clave habitual de la cuenta Apple ID, recibiremos un código numérico de verificación a uno de los dispositivos que hayamos asociado a la cuenta. Tendremos que introducir el código para verificar que la identidad es la verdadera y así completar los pasos para el inicio de sesión.

Antes de habilitar la autenticación de dos etapas, Apple requiere que cambiemos la contraseña que hemos estado utilizando hasta el momento, por motivos igualmente de seguridad.

Algunos bancos utilizan soluciones de este tipo para garantizar el acceso a los usuarios o el movimiento de dinero en sus cuentas. El hecho de asociar un dispositivo, y tener que recibir el código en el mismo para completar el proceso, es una medida adicional que está teniendo muy buena aceptación, más allá de lo que actualmente es introducir un simple código de validación. 

El proceso actual para habilitar la autenticación de dos etapas requiere de un tiempo de espera de al menos 3 días.