Una portavoz de la compañía confirmó que la Comisión de Comercio Justo (organismo japonés que se ocupa del cumplimiento de las leyes antimonopolistas en ese país), ha inspeccionado las instalaciones de la compañía en Japón tras las acusaciones de prácticas ilegales recibidas por el organismo, pero señalando que no se iba a producir ninguna acusación formal por el momento. Según los medios locales, existen razones para acusar a Apple Japón de estar presionando a los mayoristas para que éstos no vendan el iMac ni el iBook por debajo de las listas de precios al por mayor, con la amenaza de suspender las distribuciones.

Apple ha vendido dos millones de iMac en todo el mundo. Algunos analistas han señalado que la cuota de Apple frente al mercado PC en Japón está ahora mismo en un 5 a un 7 por ciento, a diferencia del 4 por ciento que Apple tiene en el resto del mundo.