El nuevo sistema guardará etiquetas en las que estará localizada cada pieza de forma que cuando un cliente solicite un pedido, el servicio técnico de clientes de Apple podrá saber en cualquier momento dónde encontrar todos los componentes necesarios para ese pedido, como por ejemplo una memoria o el disco duro para proporcionar información instantánea sobre los pedidos al cliente. Se trata básicamente de “cómo localizar los números para todas las piezas”, ha comenta uno de los responsables de este sistema.

De esta forma, las mismas fuentes señalan que este sistema también podría afectar potencialmente, y en sentido positivo, el programa de reparaciones de Apple, que en alguna ocasión y por motivos logísticos ha padecido retrasos en las entregas.

Aunque aún no se han ofrecido más detalles sobre este servicio ni su disponibilidad, lo que sí se sabe es que será de uso interno y no estará disponible para el público directamente si bien para acceder, al mismo los clientes deberán ponerse en contacto con Apple telefónicamente a través de un número gratuito y solicitarlo.