De hecho, Apple puede ver disminuidos sus resultados económicos el último trimestre del año debido a la escasez de procesadores G4 para incorporar en su nueva gama de ordenadores Power Macintosh. Según Fred Anderson, responsable financiero de Apple, ´´estamos muy decepcionados dado que el ritmo de producción y distribución de los procesadores será inferior a lo planeado y anticipamos que terminaremos este cuarto fiscal con una gran cantidad de reservas atrasadas sin poder atenderlas temporalmente ´´. Según aparece en un comunicado de la compañía, disponible en www.apple.com/pr/library/1999/sept/20q4earn.html. los pedidos de las nuevas máquinas superaron los 150.000 desde que se presentaron hace tres semanas y según afirmó Steve Jobs, ´´sentimos que no será posible atender a todos los pedidos correctamente; es un problema temporal y esperamos ponernos al día en cuanto a distribución en el mes de diciembre´´. Por otro lado, los nuevos G4 a 450 y 500 MHz no estarán disponibles hasta dentro varias semanas en el mercado americano, algo que, evidentemente, demorará la distribución en otros países. Apple también anunció que espera unos beneficios de entre 75 y 85 millones de dólares en el momento de anunciar sus resultados fiscales el próximo 13 de octubre.