A finales de agosto, un tribunal de California condenó a Samsung a pagar 1.000 millones de dólares a Apple al considerar que Samsung violó las patentes de Apple.  Pues bien, Apple, que en un primer momento solicitaba un total de 2.525 millones de dólares, ha decidido aumentar la reclamación y solicita que la multa contra Samsung se amplié en 707 millones de euros.

En la solicitud, Apple reclama 535 millones de dólares más por la “violación deliberada de diseños y patentes” además de 172 millones de dólares adicionales en concepto de daños y perjuicios. A la hora de solicitar esta última cantidad de dinero, Apple se basa en que los daños han sido calculados hasta el 30 de junio, cuando en verdad, los daños deberían de cubrir el periodo de entre el 1 de julio y el 31 de diciembre, fecha en la que se calcula que el caso quedará resuelto.

Según Apple, "Samsung ha cosechado premios extraordinarios de la venta ilegal de clones del iPhone y el iPad llevándose la cuota de mercado, los ingresos y las ganancias de Apple".

Así, y en el archivo que ha sido enviado al Tribunal del Distrito del Distrito Norte de California, Apple también dice que si el tribunal decide revisar los daños ocasionados por Samsung, también solicita 155,8 millones de dólares adicionales por infringir cinco productos en los que el jurado calculó menos del mínimo calculado por los expertos.

Por último, Apple también quiere que se lleve a cabo un nuevo juicio ya que considera que las patentes del iPad y del iPad2 han sido violadas por Samsung en el caso del Galaxy Tab 10.1, además de que hay “un amplio rango” de teléfonos de Samsung que infringen los derechos de marca y las patentes de Apple.