Al encuentro asistieron Steve Glass, vicepresidente para Mac OS 9 y servicios de software; Bertrand Serlet, vicepresidente de software para sistemas de sobremesa; Tim Holmes, manager del grupo de tecnología de Mac OS y responsable mundial de relaciones con los desarrolladores, Godfrey DiGiorgi, manager de tecnología de desarrollo de herramientas y varios ingenieros de desarrollo de Apple.

Los representantes de Apple mantuvieron una jugosa sesión abierta de preguntas y respuestas por la noche con los asistentes, donde se apuntaron cuestiones tan interesantes como que Apple planea añadir la línea de comandos estilo Unix en Mac OS X y que desarrollará más y mejores herramientas para hacer más fácil a los desarrolladores la integración y aprovechamiento al máximo de la tecnología Altivec de Motorola en sus aplicaciones para Mac. Sobre el asunto de Unix, los expertos de Apple matizaron que "si el usuario se da cuenta o percibe que Unix está debajo de la interfaz de Aqua, no habremos realizado correctamente nuestro trabajo".

Sobre Mac OS X Server, DiGiorgi comentó que "en futuras versiones de esta aplicación se buscará más el aspecto y la manejabilidad del sistema operativo que ofrecerá Mac OS X cliente y que se irán ampliando las capacidades de servidor como corresponde a su primordial función". Uno de los asistentes recibió un rotundo "no" al preguntar si Apple tenía previsto poner Hypercard dentro de la política Open Source. Según Glass, "Open Source no será un vertedero para productos muertos". Al hilo de este comentario, Apple comentó que su implicación con la comunidad Open Source pasa esfuerzos en proyectos de tecnología actual muy relacionadas con Mac OS X.

Los presentes también formularon típicas quejas a Apple sobre el ratón y el teclado de sus equipos actuales, incluso sobre los problemas de reproducción de las unidades DVD. Apple, también matizó que no ofrecerá ninguna solución de adaptador DVI que permita utilizar monitores LCD con este tipo de conexión con ordenadores Mac antiguos. Respecto al mercado de los juegos, Apple consideró que la mejor baza que pueden jugar en este momento, según afirmó Serlet, "es colocar el mayor número posible de ordenadores Apple en casa de los usuarios con el objeto de incrementar el número de potenciales consumidores de juegos".