La decisión de Apple de retirar su representación de la feria Apple Expo 2000 en Gran Bretaña, ha sido muy mal acogida por los distribuidores ingleses y por la propia Apple UK. En una carta abierta dirigida a Steve Jobs, la ex-responsable de ventas de Apple Expo 2000 se lamentaba de la decisión de Apple sobre no acudir a la exposición, después de haber confirmado su asistencia en el mes de septiembre. La Apple Expo en Gran Bretaña estaba prevista para finales del mes de noviembre, pero fue pospuesta a última hora para los días 30 de marzo al 1 de abril, con la promesa de que retrasándola hasta el 2000, la exposición sería aún mayor y más grande, situándola como la primera feria importante de Apple en Europa para el año 2000. Se comentaba incluso, la presencia de Steve Jobs en la sesión de apertura de la Apple Expo, a la que Apple no acudía desde 1997. Tras la retirada de Apple, el evento está en peligro de disolverse, ya que importantes expositores como Adobe, Macromedia o Epson han pensado no acudir a la exposición en señal de protesta. La organización de Apple Expo 2000, que llevaba en un principio la empresa inglesa Capital Media, es ahora gestionada por la web norteamericana CKS.

La enorme expectación que había levantado la exposición en Gran Bretaña ha cesado de repente entre la industria y los distribuidores de una feria que esperaba la asistencia de unos 30.000 visitantes, cifras nunca antes alcanzadas en una Apple Expo británica, y que había cambiado de emplazamiento. De celebrarse en un principio en el reducido salón Olympia de Londres, tras el anuncio de que Apple acudiría para promover una gran exposición, se trasladó al centro de exposiciones de Wembley, con mayor capacidad.

Al parecer, la intención de Apple es mantener una sola Apple Expo en Europa, más grande y centralizada, que sería la celebrada en París durante el mes de septiembre.

Apple Expo 2000 esperaba confirmarse como una de las cinco grandes ferias de Apple en el mundo, al lado de la Macworld Expo San Francisco en enero, la de Tokyo en febrero, Nueva York en julio, y Apple Expo París en septiembre, pero en estos momentos está en suspenso, después de que la mayoría de los distribuidores y del canal se hayan echado atrás después de la retirada de Apple.

Un sólo Inglés

Pero las decepciones con Apple entre los usuarios británicos tienen un segundo motivo con la versión inglesa de Mac OS 9, al retirar Apple esta versión del nuevo sistema y unificarla con la versión de “Inglés internacional” por considerar que de esta manera se facilitan las actualizaciones de software entre los usuarios.

Las desgracias no vienen solas

Pero no sólo los usuarios británicos están descontentos con Apple, ya que la escasez en el suministro de nuevas máquinas está provocando quejas entre los distribuidores y usuarios alemanes. La mayoría de los distribuidores alemanes no pueden hacer frente a la demanda del iMac ni del iBook, y tampoco de los G4, que sólo son suministrados a grandes cadenas de tiendas, sobre las que se cuestiona la especialización de su servicio técnico en el entorno Macintosh.