Apple ha sido el primer fabricante que decididamente ha incrementado los precios de sus productos. El año 2001 vio una impresionante guerra de precios en este mercado, donde este parámetro táctico es el más importante en un mercado con un ciclo de vida de producto muy reducido. Nadie quiere ser el primero en hacerlo, pero Gartner considera que “el incremento del precio de componentes y la disminución de márgenes les forzará tarde o temprano a esta decisión. Este incremento no es una señal del fin de la guerra de precios, pero sí un síntoma de una fase de transición de la reducción de costes hacia la contención de los mismos”.

Desde Diciembre de 2001, el precio de la memoria se ha cuadruplicado y se prevé que continúe creciendo su precio a lo largo de este año, afirma el informe, considerando que esta situación incrementará en unos 100 dólares que no podrán ser absorbidos por los fabricantes PC, repercutiéndolos en sus clientes. Las pantallas planas han sufrido un incremento de un 17% desde principios de año.

Esta consultora recomienda a las empresas que aceleren sus decisiones de compras de ordenadores antes del incremento previsto de precios generalizado que ven para finales de abril de 2002 en, al menos, un 10%.