Según este responsable, Apple ha adoptado una política de reducción de impacto en acciones de márketing de uno de los productos que más diferencia las plataformas Mac y PC. ColorSync 3.0 nunca fue anunciado oficialmente y permaneció en un letargo hasta ser incorporado como parte del sistema operativo Mac OS 9 en un intento de limitar los daños financieros que debería asumir derivados del contencioso que mantiene con Imatec desde 1998. Esta compañía demandó a Apple por utilización ilícita de esta patente. En caso de sentencia desfavorable para Apple podría enfrentarse a unos gastos espectaculares en concepto de indemnización. Web: www.imatecltd.com