Llama la atención que el Arco Electrónico, que se celebra por segundo año consecutivo, se reduzca a un stand con 8 pantallas. Geográficamente pudiera parecer marginado como tema, pero en el catálogo del mismo se puede apreciar que efectivamente es una preocupación más conceptual que catalográfica. No pretende dar cuenta de todo el arte electrónico, inabarcable, sino resaltar obras concretas de los distintos campos implicados en la Multimedia (Infografía, CD-ROM, Internet), Vídeo y Arte sonoro. Además se ha establecido un Premio Adquisición de Obra, de dos millones de pesetas, por el que la feria comprará la obra ganadora de entre las que presente cualquier galería expositora, con la única condición de que necesite el uso de tecnología electrónica para ser exhibida. En la primera planta se habilitaron varias salitas para que las galerías pudieran mostrar las obras soportadas en vídeo.

Los tres aspectos del arte electrónico más sobresalientes, Multimedia, Vídeo y Arte sonoro, recibieron un tratamiento bien diferenciado. Por un lado Videoarte mostró una selección del Festival de Vídeo de Navarra y otra selección de obra internacional de renombre producida en los dos últimos años. Por otro lado Arte sonoro celebró el 50 aniversario del Estudio de Música Concreta de París con una selección titulada Concretismos. El área de Multimedia fue dividida en otras tres: Infografía, CD-ROM, e Internet. En Infografía se resaltaron ocho obras, dos de ellas españolas. En el capítulo CD-ROM se resaltaron 13 CD, tres españoles, y uno de ellos un trabajo de alumnos de la Escuela de Bellas Artes de Madrid. Y en el capítulo Internet, se reseñaron 22 sitios Web, ninguno de los cuales termina su dirección en .es, aunque seguramente si habrá una alta participación en dichos sitios web de artistas hispanos, pues toda el área latinoamericana hace tiempo que está muy pendiente de la evolución artística en Internet.