La nueva tarjeta gráfica insignia de ATI será la Radeon 8500, en su segunda generación, que incorporará las tecnologías Truform y Smartshader, anteriormente utilizadas por ATI en su anterior procesador. Además de éstas, se añade la tecnología anti-alias Smoothvision, y versiones mejoradas de anteriores, como HyperX, el sistema de gestión de memoria, el motor Charisma Engine, que controla la iluminación y las operaciones de transformación, Pixel Tapestry para las texturas, y Video Immersion, su tecnología de visualización por pantalla.

El chip formará parte de la nueva tarjeta, también bautizada Radeon 8500. Será una tarjeta orientada a un uso profesional de aplicaciones 3-D, y por supuesto, a los juegos. Con 64 MB de RAM a 275 MHz, es la RAM de frecuencia de dato doble (DDR) más alta que se puede fabricar, según ATI. El procesador trabaja a una velocidad de reloj de 250 MHz, y dispone de tres salidas de vídeo. Puede conectarse a un monitor de pantalla plana, con la interfaz DVI-I, y también es compatible con interfaz VGA, para monitor convencional CRT, o analógico plano. La interfaz S-Video permite conectarla al televisor, y al igual que el modelo Radeon VE Mac Edition presentada en la última Macworld Expo, la Radeon 8500 permite dar salida a dos canales de vídeo simultáneamente.

Su salida al mercado se espera para septiembre, a un precio de 399 dólares (unas 76.000 PTA). Además, la tarjeta tendrá versión para Macintosh a lo largo del próximo otoño, con las mismas características que su homóloga para PC.

Además de este modelo, ATI ha anunciado otras dos nuevas tarjetas de vídeo, pero no para Macintosh.

Web: www.ati.com