Plazos de entrega

Una de las quejas más comunes entre los distribuidores (y entre los usuarios) tiene que ver con los plazos de entrega de las máquinas. Los distribuidores se quejan además de que Apple sirve antes las máquinas a través de su Apple Store. Sin embargo, esto puede achacarse a una demanda muy superior a las previsiones más optimistas de Apple (Mac mini, iPod shuffle, iMac G5 20”)... que no ha sabido anticipar esa demanda, disparada en más de un 500% en algunos casos. Apple trata normalmente de no ser demasiado optimista (tiene experiencias históricas realmente desagradables). La segunda razón de los retrasos se encuentra en que, si se espera a que el cliente pida el producto para iniciar en ese momento el proceso de pedido al mayorista y este a su vez a Apple, se extiende en bastantes casos el tiempo de disponibilidad. Apple suele insistir a sus distribuidores, cuando lanza un producto, en que se pasen pedidos con una cierta antelación, para que el producto pueda, si es posible, estar en la tienda cuando el cliente vaya a verlo y comprarlo.

Con respecto a que los productos llegan antes a través de la Apple Store, Apple siempre ha mantenido que de entrada no se prima la disponibilidad a través de la Apple Store. Y puesto en el terreno real, hay diferentes situaciones que influyen en los plazos de disponibilidad para el cliente. Desde luego, si el ritmo de producción no es capaz de alcanzar en un momento determinado la demanda de un producto, el retraso es común sea cual sea la vía de compra.

¿Más rápido con AppleStore?

Por otro lado, también puede haber otros escenarios que influyen en la disponibilidad. Si la tienda ha anticipado la posible demanda y ha pedido producto con antelación para tenerlo expuesto y disponible (lo ideal cuando se tiene una tienda) es uno se lo lleva puesto si va a la tienda, mientras que tiene que esperar si lo compra en la Apple Store. Otro caso es que la tienda no tenga el producto y, una vez que el cliente se lo pide, ésta traslada su pedido al mayorista; en tal caso, si el mayorista tiene el producto, tendrá que esperar normalmente 24 horas, bastante menos que si el cliente hace el pedido a la Apple Store. Si el mayorista no tiene producto, es obvio que habrá que esperar al ciclo de pedido del mayorista a Apple, y recorrer la cadena de suministro al revés. Si el establecimiento es un Apple Centre que compra directamente a Apple, la cadena se acorta al haber un eslabón menos. Y, obviamente, en el caso de que el punto de venta inicie el proceso en el instante en el que recibe el pedido del cliente, el suministro tardará más tiempo que si se hace el pedido en la Apple Store, ya que los eslabones a recorrer son menos.

¿Adiós a los márgenes en las CPU?

Los márgenes del 25% o más propios del mercado informático en sus inicios son eso: históricos. Esos márgenes quedan hoy para mercados como la moda, la cosmética, la perfumería de marca, la joyería, los vehículos de lujo, las motocicletas deportivas, la náutica... Pero, hoy en día, no existen en el mercado del ordenador personal. Para sobrevivir, los fabricantes deben ofrecer la mayor calidad al mejor precio posible, y ofrecer además una ventaja competitiva que sea apreciada por el cliente para decantar su decisión. Ante esta realidad, algunas marcas han optado por retirarse del negocio de la informática personal (IBM), otras por vender exclusivamente en directo (Dell), y otras por ajustar al extremo sus costes, estructura y precios, destinar a I+D el escaso beneficio y diferenciarse así en innovación tecnológica (Apple).

No obstante, Apple presume de ofrecer las mejores oportunidades a su canal, desde luego que adaptando el modelo a la realidad que dice que el negocio no está en el margen de la CPU, sino su condición de plataforma para ofrecer soluciones profesionales de alto valor añadido. La clave para los distribuidores está en la especialización en mercados profesionales (diseño y edición, vídeo, música...), en los que la demanda no se ciñe a la CPU, sino que se extiende al software, la formación, la implantación de soluciones específicas, los periféricos y accesorios, y los servicios.

¿Tiendas Apple en España?

Muchos usuarios esperan con ansiedad que llegue una tienda Apple como la recientemente inaugurada en Londres, algo que no hace mucha gracia a los distribuidores actuales. Apple siempre ha mantenido que, por el momento, no hay planes de abrir tiendas Apple en España. Por lo que respecta a Europa, los planes actuales parecen apuntar a la apertura de alguna tienda más en Inglaterra, país en donde el mercado de Apple ha crecido de manera muy importante en los últimos años. Por otro lado, la experiencia de Apple demuestra que la apertura de tiendas Apple multiplica la demanda en la zona donde se establece, de manera que incluso crece el negocio de los distribuidores de soluciones profesionales en su entorno.

Ver también la noticia: De tienda de Macintosh a concesionario de Motos