El primero de ellos es el phishing de caridad. Hay que tener en cuenta que muchas ONG ofrecen a los consumidores la posibilidad de realizar sus donaciones navideñas de manera on-line. Así, que, si deciden utilizar este método, tengan cuidado con los mensajes de correo electrónico falsos.

La segunda amenaza consiste en los timos de correos electrónicos procedentes de banco. Este método no sólo afecta a la Navidad, pero también hay que extremar las precauciones en este sentido. Así que, no contesten ni proporcionen números de cuenta u otro tipo de información en páginas web redireccionadas desde un mensaje de correo electrónico. 

Las postales de Navidad a través de Internet tampoco se salvan. Muchos internautas no tiene en cuenta el peligro de las e-postales, pero existen. Errores ortográficos, errores en el mensaje, remitentes desconocidos o falsos y con URLS de aspecto extraño son indicios que te pueden hacer pensar en la ilegitimidad de una e-postal.

La cuarta amenaza hace referencia, según McAfee, a las facturas falsas. Durante la Navidad, muchos amigos y familiares reciben y envían regalos on-line y los correos con facturas falsas son más habituales de lo que creemos. Como en las anteriores amenazas, no proporcionen información confidencial en un correo electrónico.

Asimismo, tengan cuidado con los “nuevos amigos” que se le pueden presentar a través de una red social. Si recibe un mensaje que dice “Tienes un nuevo amigo” no haga click en el enlace, ya que se puede descargar un software malicioso diseñado para el robo de información personal y financiera.

La sexta amenaza consiste en los reclamos para descargar salvapantallas de Navidad, puzzles e imágenes. En vez de esto, podemos obtener adware, descargas no deseadas y spyware.

Cuidado también con las ciber cafeterías y con los extraños, ya que los atacantes pueden asaltar las conexiones de Internet inalámbricas inseguras y conocer qué sitios web estás visitando, las contraseñas y cuentas bancarias a las que estás accediendo en ese momento.

 Los ladrones de contraseñas es otro de los peligros. Y es que, el 53 por ciento de los consumidores admiten utilizar la misma contraseña para varios sitios Web o servicios on-line. McAfee recomienda cambiar las contraseñas habitualmente, además de contar con software de protección.

Las últimas amenazas hacen referencia a los fraudes a través de sitios de subastas, los correos electrónicos con spam y el robo de identidad y del portátil, que, aunque tampoco es exclusivo de estas fechas, no hay que dejarlas de lado.