A principios de año, Nuance anunció la unión de la tecnología Dragon Drive con la empresa automovilística BMW para conectar al usuario con el automóvil de una forma intuitiva y natural. La serie 7 del grupo se presenta al mercado como pionera en la integración de sistemas de infoentretenimiento de soluciones Nuance para el reconocimiento de voz, comprensión del lenguaje, interacción e interrupción de la lectura. De tal forma, ambas empresas esperan hacer que el conductor tenga mejor acceso a las aplicaciones del automóvil minimizando las distracciones. Las compañías han trabajado juntos para innovar en este campo en vehículos que se comercializarán en Norteamérica, Asia y Europa a partir de octubre del 2016, como ha anunciado BMW. Dragon Drive es compatible con 29 idiomas en los que se incluyen el árabe, francés, italiano, español, inglés, portugués, mandarín cantonés, coreano, japonés, etc.

Dichas soluciones se basan en la biométrica de voz, que permite una compresión del lenguaje natural sin necesidad de vocalizar de forma exagerada. Ofrece resultados rápidos y exactos y también una consecuente mejora de la experiencia del usuario. Aplicada al automovilismo, este sistema permite un acceso sencillo mediante una interfaz de voz conversacional a aplicaciones como la navegación, la agendia, la información meteorológica, música, dictado de mensajes, etc. Nuance ofrece soluciones seguras, intuitivas e inteligentes a partir de la nube o el sistema de abordo así que también es útil incluso cuando no hay conectividad.