Aunque admitió que el pequeño invento de Apple no se había vendido tan bien como se esperaba, Jobs aseguró que el PowerMac G4 Cubo “tiene un mercado definido”. Según Jobs, los que lo compran son clientes que se preocupan por el diseño y quieren un “pequeño, silencioso y bonito” sistema.

“Esta experiencia nos ha decepcionado, ya que este mercado no es tan grande como pensábamos”, comentó el presidente de Apple. “Es más pequeño de lo esperado pero es un mercado definido, y estamos muy satisfechos con el Cubo”, reconoció.

Cuando se le preguntó sobre posibles proyectos de nuevos dispositivos para Internet de Apple, Jobs comentó que no tenían nada que anunciar. Jobs comentó también como estos dispositivos orientados a Internet, pueden decepcionar al usuario a largo plazo. Así, el presidente de Apple comentó cómo otros fabricantes olvidan en estos dispositvos la funcionalidad y la capacidad de expansión de un ordenador “hecho correctamente”. Finalmente, comentó que con ellos quizá puedan acceder sus usuarios hoy a unas tres cuartas partes de las páginas web, pero esa capacidad de acceso podría caer espectacularmente cuando los sitios web sean más sofisticados.

Steve Jobs también se preguntó, asombrado, sobre esta pléyade de dispositivos para Internet que realmente no están equipados para manejar fotografías con calidad y gestionar música digital en formato digital.

“Creemos que en las nuevas áreas de desarrollo para el mercado de Internet , el valor intríseco del ordenador y su capacidad comenzará a brillar de nuevo frente a este tipo de dispositivos”, afirmó.