La jornada bursátil del pasado viernes en la Nasdaq, calificada como un nuevo "viernes negro", afectó a la cotización de Apple reduciendo el valor de sus acciones a 111 dólares. Apple había alcanzado un valor de 150 dólares por acción a mediados del pasado mes de marzo, su cotización máxima histórica, pero desde ese momento el valor de las compañías que cotizan en el mercado tecnológico de la Nasdaq ha sufrido una depreciación que ha conducido a la caída histórica de 1.100 puntos el pasado viernes, la mayor de su historia.

Mientras tanto, Apple se prepara para anunciar el próximo miércoles sus resultados financieros del último trimestre.

Habitualmente, el segundo trimestre fiscal es el más flojo de la compañía, pero se prevé que este año se superen estas expectativas y se convierta en uno de los mejores trimestres del año, debido al buen momento que atraviesa Apple en cuanto a ventas. El optimismo de Apple se refleja en un estudio de IDC, en el que se asegura que la compañía es una de los pocos fabricantes que se encuentran en crecimiento, junto con Dell, HP y Gateway. Asimismo, este trimestre supondrá para la industria informática en general, según IDC, un crecimiento del 17 por ciento, por lo que Apple espera que sus resultados financieros avalen esta tendencia. Apple ha vendido 1.337.000 de equipos durante el trimestre de enero a marzo. Entre estos equipos se encuentran 700.000 iMac y 235.000 iBook.

Los resultados económicos del segundo trimestre se darán a conocer el próximo miércoles en una conferencia en la que intervendrá Fred Anderson, director financiero de Apple, a partir de las 10 de la noche hora española. La conferencia será retransmitida en QuickTime, en la dirección: http://www.apple.com/quicktime/qtv/earningsq200/.