Según este estudio, el índice mundial de piratería de software ha descendido un 10% en los últimos ocho años, situándose en el 40% en 2002. Por zonas geográficas, Europa del Este es la región con el más alto índice de piratería del mundo, un 71%, y Norteamérica la menor, con un 25%. Países como Vietnam, China, Rusia o Indonesia superan el 90% de piratería en su parque de software, mientras que el país más seguro para la propiedad intelectual del software es Nueva Zelanda, donde la piratería sólo llega al 24%.

En Europa, la BSA ha detectado un descenso de la piratería del 17% desde 1994 hasta 2002, pasando del 52% al 35%, y en este periodo se han producido importantes avances. Por ejemplo, España ha pasado de un 77% de piratería en 1994 a un 47%. Según los datos de la BSA, el índice de piratería en España es cada vez menor, ya que en 2002 bajó 2 puntos respecto a 2001, pero sigue en un nivel superior al de la media europea, que está en el 35%. Sólo Grecia, con un 63% de piratería, supera a España en el marco de la UE.

Los países con menor índice de piratería son los que cuentan con mayor desarrollo tecnológico y de parque informático, según Alfons Sort, presidente de la BSA en España y de Adobe Systems Ibérica, una de las compañías de software representadas por la BSA (al igual que Apple, Microsoft, Symantec, Panda, etc). Según Sort, el índice de piratería se ha reducido, pero ha aumentado el de pérdidas económicas, ya que “el modo de “piratear” el software ha evolucionado hasta hacerse más personal, con tecnologías de reproducción en CD-RW e Internet, y por tanto más accesible”.

Las pérdidas económicas mundiales por este delito ascendieron a más de 13.000 millones de dólares en 2002, lo cual comparado con los 12.350 millones de dólares que se perdieron en 1994 supone un aumento menor de lo que cabría esperar. Esto se debe, según la BSA, a que la reducción de los precios de los programas informáticos, las nuevas políticas de licencias, etc, han compensado el crecimiento del mercado del software. Además, según la BSA, existen factores como la fluctuación euro-dólar, la recesión continuada, etc, que hacen aumentar las pérdidas económicas de la piratería aunque su índice general disminuya.

Para solucionar este problema, la BSA recomienda que los países apliquen la legislación con fuertes medidas disuasorias, con un nivel de tolerancia cero respecto al robo de la propiedad intelectual, y con políticas de concienciación de los usuarios y consumidores. Asimismo, la BSA contempla como dos amenazas potenciales en Europa el empleo creciente de Internet para distribuir software ilegal, y la influencia de los países de nuevo acceso a la Unión Europea. Tel: 902 211 048. Web: www.bsa.org