Según el resultado de este estudio, la adopción de monitores LCD ha incrementado, de forma considerable, la productividad y alivio de los síntomas de fatiga ocular de los usuarios.

Esta teoría se basa en el sistema óptico, ya que para ver una imagen el ojo tiene primero que enfocar la pantalla utilizando los músculos oculares que controlan la lente del ojo, lo que se denomina acomodación. Por ello, los usuarios de monitores sienten menos fatiga ocular si éstos se colocan a una distancia mayor que los 45-60 cm, distancia que se suele utilizar en oficinas. Además, es aconsejable colocar la línea de visualización por debajo de la horizontal.

En definitiva, los monitores LCD producen la imagen de manera diferente, lo que hace que el ojo pueda enfocar de forma más rápida, fácil y exacta, además de tener menos profundidad lo que permite colocar el monitor a una mayor distancia. Web: www.hitachi-consumer-eu.com