Según destacan desde la compañía, los procesos de sincronización se realizan ahora hasta cuatro veces más rápido frente al tiempo que venía empleándose hasta ahora. Ha sido Phil Libin, ejecutivo de la compañía, quién ha explicado los procesos en una de sus entradas en el blog. Según comenta, la complejidad depende de cinco variables: El número de notas en la cuenta; el tamaño medio de las imágenes y documentos; el número de usuarios sincronizando simultáneamente en el mismo servidor; el número de dispositivos que utilizas; así como los usuarios que colaboran con tus notas y agendas.

Evernote cuenta actualmente con más de 80 millones de usuarios, 2 de ellos en nuestro país, la mayoría utilizando múltiples dispositivos, almacenando y compartiendo notas, fotos y documentos. La infraestructura necesaria para soportar la situación actual ha pasado a ser de una docena de servidores en los inicios, a los 700 diversificados en múltiples Data Center.

Para conseguir esta velocidad mejorada, Phil destaca que han tenido que actualizar el hardware de los servidores y hacer muchas, pero que muchas pruebas antes de desplegar la nueva tecnología. Algunas sincronizaciones llevan menos de dos segundos, mientras que los usuarios que añaden un nuevo dispositivo a su cuenta, ven como en mucho menos tiempo la descarga de sus documentos y sincronización está lista.