El pasado 1 de abril, en lo que parecía una broma que luego se confirmó, Google anunció que estaba trabajando en un servicio de correo electrónico gratuito con 1 GB de espacio de almacenamiento. Ahora, el servicio se encuentra todavía en fase de prueba y lo que pretende es realizar un filtrado y escaneo de texto en todos los mensajes entrantes, con el fin de introducir los mensajes publicitarios más adecuados para cada usuario y mensaje.

Pero esto ha causado reacciones en contra de determinados grupos de derechos civiles. Por su parte, el presidente de Google ha declarado que los cambios que se introduzcan en el servicio no serán “sustanciales”, y que ni mucho menos se harán para satisfacer a estos determinados grupos. Web: www.wsj.com.